Oneclan: Comunicación anónima entre empleados

Cada día descubrimos en las noticias digitales o relacionadas con el mundo de la tecnología que la privacidad en muchas redes sociales quizás no sea tan real, hay muchas fuentes que afirman los grupos de WhatsApp no son un canal seguro para que la plantilla de una empresa hable libremente de sus asuntos e intereses laborales, pues carecen de la discreción y el anonimato imprescindibles, además algunas veces también surgen filtraciones no deseadas, desde un audio compartido con terceros a una captura de pantalla que puede caer en manos de competidores u otro tipo de personas que pueden perjudicar los proyectos o a los empleados.

Soluciones para luchar con la falta de privacidad

Algunas veces las conversaciones, tal y como te hemos comentado, pueden dejar de ser privadas si uno de los participantes de la conversación la hace pública, esta puede utilizarse como argumento legal para sancionar al empleado.

Pero con la nueva web/app Oneclan los compañeros de trabajo ya se pueden comunicar de forma segura y tendrán a su disposición un Chat anónimo para el trabajo.

¿Cómo registrarse?

Algunas veces apostamos por lo que todos hacen, las modas sociales se imponen y muchas veces hemos escuchado aquello de “si no estás en x red social no existes”, una afirmación que no es del todo cierto pues con Oneclan además de privacidad también podrás tener una comunicación activa y positiva con tus compañeros y usando correctamente la web/app quizás también ahorres en tiempo, y eso a la hora de trabajar es positivo.

El proceso de registro es sencillo, lo primero que has de hacer es inventar o elegir un alias que no permita identificarte, introducir tu correo electrónico y tu empresa. Una vez registrado puedes agregar más miembros al grupo de tu empresa enviando invitaciones anónimas a su mail.

Otro factor a tener en cuenta es que los receptores no conocerán la identidad de quien les ha invitado.

Una vez creado el grupo, la plantilla podrá debatir y opinar libremente sobre las cuestiones que les preocupen o interesen, sin jerarquías, sin peligro de reacciones o represalias. Oneclan empodera a los empleados, ya que esas conversaciones tienen la capacidad de resolver sus problemas y mejorar sus condiciones laborales gracias a la presión comunicativa que suponen.

Oneclan surge con el objetivo de democratizar las relaciones laborales, de facilitar la participación de la gente en la construcción social y hacer más transparentes a las organizaciones y la economía.

Además de con nuestros compañeros de trabajo, con Oneclan podremos disfrutar también de comunicación profesional, igualmente privada y anónima, con colegas y profesionales de otras empresas y podrás solicitar y compartir información útil enfocada a tus objetivos laborales y profesionales. Podrás hablar de cosas que hasta ahora no podías, y siempre de manera segura y directa.

Seguridad

La identidad resguardada que ofrece Oneclan permite tratar cualquier tema de cualquier nivel sin temor de ser condenado por expresar una opinión. ¿Por qué es importante esto? Porque lo que escribes en WhatsApp son declaraciones firmadas, y no hace falta insultar, calumniar, acusar, ridiculizar … ni otras acciones claramente condenables, para que te metas en un lío.

Una opinión respetuosa pero contraria a la política de la empresa, una crítica incluso expresada constructivamente, una alusión a un beneficio o derecho que no se está cumpliendo, decir que los salarios son muy bajos o que un superior te ha hecho una faena con los horarios de las vacaciones pueden convertirte en el próximo despedido, o que tu contrato no sea renovado, tu promoción descartada, o simplemente que empiecen a tratarte de forma “diferente”, si alguien hace público lo que has escrito y eso es algo que millones de trabajadores sufren y saben que es real.

En el trabajo ni todos los integrantes de los grupos son amigos íntimos ni todo el mundo es igual de discreto, además por desgracia siempre hay personas que buscando su beneficio puede dañar la imagen de compañeros con lo que ello supone, esto es otro punto a tener muy presente.

Empresas positivas igual a trabajadores productivos

La necesidad que tiene la gente de sentir que las empresas para las que trabajan son un lugar ideal para desarrollar sus habilidades sin sentir que son “espiados” es creciente. También la necesidad de las empresas de que la gente tenga una visión positiva de ellas es muy importante, pues una marca en la que sus empleados muestran su malestar en redes sociales puede perder potenciales clientes.

La ecuación estabilidad + buen sueldo = empleado fiel y feliz, ya no se cumple a rajatabla. Ahora los empleados son difíciles de retener, les gustan menos las órdenes, el sueldo no es la motivación principal, están dispuestos a renunciar a parte de sueldo a cambio de transformar el mundo para bien, son flexibles y exigen flexibilidad a la empresa.

Cada vez son más los que no quieren solo un trabajo que les dé de comer, sino que además les guste. La gente exige respeto y transparencia. Es una necesidad y Oneclan es la herramienta para esta clase de personas.

¿Resiliencia o mejor evolución?

La resiliencia es la capacidad de adaptación de un ser vivo frente a un agente perturbador o una situación adversos. Esta definición trasladada al mundo laboral significa: aguanta lo que te caiga o es que no vales para el puesto.

Parece que hay que aprender a resistir y además también parece que sea una ley natural que a causa del trabajo la gente se tenga que sentir mal.
No es así. Aprender a resistir las demandas del entorno está bien pero no está de más si intentamos cambiar aquello que nos molesta.

Las relaciones laborales tienen que democratizarse y humanizarse, deben estar más basadas en el acuerdo, en la ética y en la responsabilidad, y la confianza personal más que en el contrato. Esto es que demandan los trabajadores cada vez más cualificados.

Ojo con las opiniones en las redes sociales.

Muchos reclutadores de personal usan las redes sociales y puede que encuentren cosas que no les gusten demasiado sobre la persona que aspira a un puesto de trabajo o sobre el uso que les da, hay empresas a las que no les hace gracia leer mensajes tipo “ya es viernes, por fin me libro de mi jefe” o “me voy a trabajar a mi infierno”. Por esta razón, no olvides que las redes sociales pueden ser un arma de doble filo.

Estudios recientes ponen de manifiesto que un 60% de los reclutadores rechazaban a un candidato por sus perfiles sociales.

Esa información que obtienen de ti puede estar sacada de contexto o interpretada injustamente, a partir de una foto o un comentario, como una generalización de tu carácter o tu modo de vida, y puesto que tú podrás explicar lo que están viendo cuando visitan tu perfil, te la juegas sin saberlo.

Oneclan surge con la visión de albergar exclusivamente información útil y aplicable a tus decisiones e intereses profesionales, por eso protege tu identidad.

Todas tus interacciones, tanto en la evaluación de empresa como en los hilos de conversación serán bajo el anonimato de tu “alias” de modo que puedas sentirte cómodo y seguro.