Motín en el centro de recepción de migrantes de Tenosique

Foto: CHRISTINA SIMONS/MSF / Europa Press

(Europa Press) – Al menos una persona ha muerto y otras catorce han resultado heridas en un motín registrado este miércoles en el centro de recepción de migrantes de Tenosique, en el estado mexicano de Tabasco, con motivo de la crisis de coronavirus.

Según el Movimiento Migrante Mesoamericano, el incidente tuvo lugar la noche del martes en el centro, donde se encuentran unos 200 migrantes centroamericanos. El motín provocó, además, un incendio, por lo que al lugar se desplazaron los servicios de emergencias y varias dotaciones de bomberos.

La revuelta se habría producido debido a la falta de alimentos, el aislamiento y el trato inhumanos recibido en el centro, tal y como han denunciado los migrantes, que han expresado su temor a contagiarse de Covid-19.

La deportación a sus países de origen se ha visto retrasada por las medidas impuestas por la pandemia, que ha dejado por el momento 29 muertos y 1.215 contagiados en México. Por el momento, las fronteras con Guatemala, El Salvador y Honduras están cerradas.

La directora de Amnistía Internacional para las Américas, Erika Guevara-Rosas, ha indicado que las autoridades mexicanas deberían liberar a los migrantes para protegerlos así de la emergencia sanitaria.

Muchos de los migrantes que abandonan sus países de origen para huir de la violencia y la pobreza atraviesan México en su intento de llegar a Estados Unidos. Miles de ellos se ven atrapados en territorio mexicano debido a la crisis provocada por el coronavirus.

Por su parte, Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) ha alertado de que los migrantes se encuentran ante una situación especialmente vulnerable debido a la pandemia, una situación “excepcional sin precedentes”.

Para el jefe de la delegación regional del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) para México y América Central, Jordi Raich, migrantes, detenidos, familiares de personas desaparecidas y comunidades afectadas por la violencia constituyen grupos vulnerables al contagio.

Así, ha explicado que estos grupos presentan dificultades de acceso a la sanidad, imposibilidad de aplicar estrictamente las medidas sanitarias y de aislamiento, la separación familiar y mecanismos de protección debido al cierre de fronteras.

“Es importante resaltar que la presencia de migrantes no genera mayor riesgo de contagio, ellos están expuestos al virus de igual manera que los nacionales de cualquier país”, ha asegurado Raich en un intento de evitar cualquier estigma.

Por esta razón, el CICR ha puesto en marcha una campaña bajo el lema ‘Humanidad que alivia’ en solidaridad con los desafíos a los que se enfrentan miles de personas que se ven obligadas a dejar sus vidas atrás y emprender una ruta migratoria peligrosa, tal y como ha indicado en un comunicado la organización.

En este sentido, ha hecho un llamamiento “a los países para que asuman las responsabilidades y la protección de las personas en situación de movilidad en su territorio y sus connacionales que están retornando, garantizando el cumplimiento de todos los protocolos de protección y prevención estipulados para evitar la propagación del virus”.

La coordinadora de migración de CICR, Lorena Guzmán, ha destacado la importancia de que exista una “coordinación entre las autoridades a ambos lados de la frontera en un espíritu de solidaridad más que de delegación de responsabilidades, con el fin de identificar opciones de alojamiento, capacidad de detección y prueba, y de confinamiento en caso de infección de un individuo o un grupo de migrantes por Covid-19”.