Los regalos navideños deben ayudar al desarrollo y educación

fotonoticia_20151218115506_800La Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap) ha dado una serie de consejos y recomendaciones para que los padres elijan los mejores juguetes y regalos para sus hijos estas Navidades, teniendo siempre presente que dichos regalos deben promover el desarrollo y la educación de los más pequeños.

“Nos preocupa la seguridad de los juguetes pero también la cantidad. No es bueno el exceso. Ya que los niños pueden dejar de apreciar el regalo y el cariño con el que se ha buscado” ha apuntado un miembro de la AEPap, el doctor Juan José Morell. Desde la asociación también recuerdan que lo más valorable es poder dedicar más tiempo a los niños y jugar con ellos.

Hay que tener en cuenta el tamaño de los juguetes y el de sus partes pequeñas o sueltas, que conviene que sean lo suficientemente grandes para impedir que se los introduzca en la boca, nariz u oídos. Igualmente, hay que prestar atención al certificado de Conformidad Europea (CE), que informa de que el producto es seguro tras pasar inspecciones por parte de las autoridades que analizan la dureza de los materiales, los productos químicos que llevan, si son o no inflamables, si son conductores eléctricos o su higiene.

Los pediatras recomiendan para la edad escolar juegos que requieren normas y otros jugadores, para que empiecen a jugar en equipo, se relacionen, aprendan a perder y ganar, desarrollen razonamientos mentales y piensen más allá de la jugada inmediata. Los padres también tienen un papel importante en esto. “El niño necesita a una persona que juegue con él y le mire y le hable. Es muy importante para favorecer la maduración del lenguaje y la sociabilidad”, han explicado desde la AEPap.

En cuanto a juguetes electrónicos, los especialistas han señalado que “constituyen oportunidades para que los niños adquieran habilidades que les van a ser muy útiles, ya que la informática y el mundo virtual ocupan grandes áreas en casi todas las profesiones en la vida actual. La única objeción que se les debe poner es el tiempo que consumen, puesto que atrapan la atención de forma importante. No hay ningún inconveniente en disponer de ese tipo de juguetes, siempre y cuando se limite el tiempo empleado en su disfrute”.

ALTERNATIVAS A JUGUETES

El empleo del tiempo con los juguetes es algo que preocupa a los expertos. “Hay que proponer a los hijos en los días de vacaciones actividades alternativas como salir al parque o al campo, visitar museos o exposiciones, cocinar, preparar adornos navideños caseros o visitar a los amigos”, han recomendado los especialistas.

Otra ocupación puede ser la lectura. Los pediatras de Atención Primaria han recordado que estas fechas son buenas para fomentar el hábito de la lectura, que mejora la capacidad y el progreso lingüístico de los niños y su capacidad lingüística. Por eso han recomendado regalar cuentos. “Cada cuento tiene un objetivo, un valor que enseñar a los niños, éstos se entretienen y aprenden lecciones que nunca olvidarán sobre las materias verdaderamente importantes de la vida: honestidad, sinceridad, tolerancia, generosidad, alegría, etc.”, han explicado.