Los jóvenes jugaron un papel clave en la victoria de Biden

Washington (tca/dpa) – Un fuerte aumento en el número de votantes de las dos generaciones más jóvenes ayudó al presidente de Estados Unidos, Joe Biden, a ganar las elecciones de 2020, según un nuevo estudio de una firma de análisis demócrata, impulsándolo sobre el ex presidente Donald Trump a pesar de los altos niveles de apoyo del titular entre las personas mayores.

El informe, publicado el lunes por la firma demócrata Catalist, encontró que los votantes millennials y de la generación Z constituyeron juntos una parte mucho mayor del electorado en la carrera presidencial de 2020 en comparación con 2016, emitiendo casi un tercio de todos los votos (31%) el año pasado. Las dos generaciones representaron el 23% de todos los votos cuatro años antes.

Incluso en unas elecciones en las que se produjo un aumento generalizado de la participación electoral, el salto en la participación de las dos generaciones más jóvenes fue especialmente notable, y el estudio concluyó que fue uno de los principales contribuyentes al éxito de Biden.

“En resumen, 2020 aceleró un cambio masivo en la composición del electorado, con los Millennials y la Generación Z asumiendo un papel cada vez más prominente en el futuro de las elecciones estadounidenses – un cambio demográfico que es funcionalmente permanente”, escribieron Yair Ghitza y Jonathan Robinson, los coautores del estudio de Catalist.

Ghitza es el científico jefe de Catalist, y Robinson es el investigador principal del grupo.

El estudio realizó una profunda y amplia evaluación de las elecciones de 2020, basándose en una detallada recopilación de datos de los votantes que se remonta a 2008 para determinar cómo votaron los diferentes grupos demográficos y generacionales. En muchos casos, encontraron sólo cambios marginales en el apoyo entre los dos partidos en comparación con la carrera de 2016.

Entre las personas mayores, por ejemplo, el estudio encontró que Biden recibió un 48% de apoyo en comparación con el 52% de Trump. Eso fue solo una modesta mejora para los demócratas con respecto a 2016, cuando Clinton recibió el 45% del apoyo de las personas mayores en comparación con el 52% de Trump.

La relativa estabilidad de las cifras de Trump con los mayores puede sorprender a algunos encuestadores, muchos de los cuales predijeron antes de las elecciones de 2020 que la gestión de Trump de la pandemia de coronavirus le había debilitado gravemente con esa cohorte generacional.

Pero Biden mejoró los resultados de Clinton con los votantes jóvenes. La Generación Z -definida en el estudio de Catalist como los votantes nacidos en 1997 o más tarde- vio disparada su participación en un 289%, según el estudio.

Un aumento tan marcado para la generación más joven de Estados Unidos era, al menos, algo predecible: Solo una pequeña parte de la Generación Z tenía derecho a votar en 2016. Pero Catalist no solo concluyó que casi 2 millones más de votantes de entre 18 y 21 años emitieron su voto en 2020 que en 2016, sino que también descubrió un aumento considerable de los votos de la generación milenaria, todos los cuales pudieron votar en 2016.

Catalist descubrió que la participación electoral entre los millennials, definidos como los nacidos entre 1981 y 1996, aumentó un 27% de 2016 a 2020.

En general, una mayor proporción de la población total votó en las elecciones del año pasado que en cualquier carrera presidencial desde 1992, según el Censo.

Pero el aumento de la participación de las generaciones mayores fue mucho más modesto. La Generación X, formada por los votantes nacidos entre 1965 y 1980, sólo experimentó un aumento de la participación del 15%. La generación del baby boom, formada por los nacidos entre 1946 y 1964, sólo experimentó un aumento del 5%, mientras que las generaciones silenciosa y mayor tuvieron cada vez menos votantes.

Los millennials y la Generación Z han pasado del 14% del electorado en 2008, al 17% en 2012, al 23% en 2016 y al 31% en 2020, según el estudio.

Por el contrario, la generación del baby boom y la de mayor edad han pasado del 61% del electorado en 2008, al 57% en 2012, al 51% en 2016 y al 44% en 2020, según el estudio.

La Generación X ha representado el 25% o el 26% del electorado en las cuatro carreras.

El estudio no sugiere ninguna razón para el aumento de la participación de los votantes más jóvenes, aunque señala que el cambio generacional se produce con cada elección presidencial y que la participación de los votantes generalmente aumenta a medida que la gente envejece.

Los votantes más jóvenes también apoyaron a los candidatos de terceros partidos en un porcentaje mucho menor: solo el 3% de los jóvenes de 18 a 29 años votaron por uno en 2020, frente al 10% en 2016. Eso hizo que tanto Biden como Trump recibieran más apoyo general de los votantes más jóvenes.

Estos son algunos de los otros hallazgos notables del estudio de Catalist:

– Biden atrajo a un grupo de votantes mucho más diverso desde el punto de vista racial, ya que el 39% de su apoyo provino de votantes de color y el 61% de votantes blancos. En comparación, el 85% de los votantes de Trump eran blancos y el 15% no eran blancos.

– Confirmando otras evaluaciones de las elecciones de 2020, Catalist encontró una caída significativa en el apoyo a la candidatura demócrata entre los votantes latinos, del 71% en 2016 al 63% en 2020. La participación de estos votantes aumentó un 31% en general.

– El apoyo a los demócratas también cayó entre los votantes negros, del 93% en 2016 al 90% en 2020. Pero como la participación general entre los votantes negros aumentó un 14% respecto a 2016, Catalist concluyó que Biden seguía recibiendo más votos brutos de este grupo que Clinton.

– El estudio teorizó que el apoyo a Biden cayó dentro de las comunidades de color de la alta participación de muchos votantes que antes no eran frecuentes, muchos de los cuales sentían mucha menos lealtad al Partido Demócrata. Pero Catalist subrayó que la caída del apoyo requiere una evaluación más profunda.

– Los votantes asiático-americanos y de las islas del Pacífico experimentaron el mayor aumento de participación de todos los grupos raciales, con un incremento del 39% respecto a las últimas elecciones presidenciales.

By Alex Roarty, McClatchy Washington Bureau