Las propiedades terapéuticas del cannabis impulsan el debate sobre su legalización

El cáñamo o cannabis es la planta a partir de la cual se obtiene la marihuana. Se trata de una de las drogas más consumidas en España y sobre la que hay un abierto un debate acerca de su legalización.

El consumo de cannabis en diversas vías tiene propiedades terapéuticas, aunque también estupefacientes. Estos efectos se deben a sus componentes cannabinoides, que se cuentan por más de 100. De ellos, los más destacados son el cannabidiol (CBD) y el tetrahirocannabinol (THC).

La principal diferencia entre ambos es que el THC tiene propiedades psicoactivas y el CBD cuenta con efecto psicotrópico. Este último no genera adicción ni tampoco coloca. Los usos terapéuticos y medicinales de la marihuana se deben, en gran medida, a la capacida de los cannabinoides de actuar sobre los receptores nerviosos.

¿Qué aplicaciones tiene el CBD en el ámbito de la salud y los cosméticos?

El cannabidiol ofrece un efecto regulador al organismo. Actúa frente a los episodios de ansiedad y estrés y es destacable su capacidad antiinflamatoria. Todo esto contribuye a una mejoría en la calidad del sueño y a la reducción de los dolores crónicos corporales.

La propia Organización Mundial de la Salud señala que este cannabinoide no está asociado a ningún tipo de efectos secundarios ni existe en él riesgo de adicción. Su uso se ha mostrado eficaz en tratamientos para la epilepsia y en pruebas clínicas preliminares para combatir los daños del Alzheimer, el Parkinson o como compuesto antitumoral. Este compuesto juega también un papel relevante como agente neuroprotector y ansiolítico.

A nivel de belleza, para su uso como cosmético, el CBD es ya un componente esencial de numerosas cremas, champús, perfumes, limpiadores y bálsamos. Sus propiedades antioxidantes ayudan a prevenir el envejecimiento celular, combate el acné y regula la secreción de grasas.

Problemas cutáneos como la dermatitis, la psoriasis o la piel rosácea también se ven mejorados mediante la aplicación de productos ricos en este compuesto. A su vez, el cannabidiol es un componente que ayuda a hidratar la piel. Su contenido en ácidos grasos es 14 veces mayor que el aceite de coco.

¿Se puede consumir CBD en España?

La ingesta o la aplicación de CBD en España es solo posible para uso externo. Así está autorizada su comercialización en nuestro país. Hasta el momento no se puede vender con fines alimenticios, pues no está regulado para tal.

De este modo, se pueden adquirir aceites para tratar problemas de la piel o utilizarlo como un medio de cuidado cutáneo. Eso es lo que ofrecen desde Nuuyu, una tienda en la que adquirir de forma sencilla CBD online con todas las garantías.

Este portal comercializa aceites y cremas de CBD con 0% de THC y terpenos especiales formulados para perseguir el mejor beneficio posible al organismo. La ausencia de THC es clave en este proceso, pues en caso de que no fuera así, los productos no podrían ser distribuidos.

THC y CBD son los cannabinoides más conocidos del cannabis, pero mientras que el primero tiene efectos psicotrópicos, el segundo ejerce una función psicoactiva. Las propiedades terapéuticas o positivas para la salud están presentes en ambas, pero el THC además genera adicción. Nuuyu es una tienda online que ofrece cbd barcelona y desde la que podemos obtener mucha más información relevante.

El cannabidiol se puede tomar de manera oral tragando gotas de aceite, mediante cápsulas de gel o en cremas médicas, cosméticas y productos tópicos que contienen el cannabinoide, como los citados.

¿Postres a partir de CBD?

El siguiente paso que está por dar es la inclusión de este compuesto como un ingrediente alimenticio más. A pesar de que en España todavía no está permitido el uso del cannabidiol en gastronomía, los alimentos con CBD son una tendencia en Estados Unidos o Gran Bretaña, donde sí es legal esta práctica.

En el caso del Reino Unido, incluso, hay restaurantes donde se sirven platos en los que se incluye esta molécula. El brownie con CBD es la receta más habitual pero ya se está integrando en otros postres.

Algunos chefs lo utilizan en platos estilo thai, en hummus y patés o lo incorporan en aguas minerales. Su sabor no es agradable, de carácter terroso, pero puede camuflarse con aceite de coco, de oliva y combinarse con hierbas aromáticas y especias.

Entonces, ¿si su sabor no es muy rico, por qué utilizarlo en cocina? La clave aquí está en entender la gastronomía como algo más que la alimentación, como un universo de experiencias.

Volviendo al ámbito terapéutico y saludable, sus efectos ya validados por la OMS y la ciencia invitan a que el CBD pueda ser utilizado en otros formatos, como ya ocurre en Estados Unidos, donde existen cápsulas de gelatina y aceites CBD con sabores.

Todavía está lejos la legalización del cannabis, pero no cabe duda de que las propiedades beneficiosas del CBD abren una puerta al optimismo para los que así lo desean.