La sonda “Solar Orbiter” ha enviado sus primeras imágenes del Sol

Foto: Solar Orbiter/Eui Team/Nasa/ESA/dpa

Darmstadt (Alemania), 16 jul (dpa) – La sonda “Solar Orbiter” ha enviado sus primeras imágenes del Sol apenas seis meses después de su lanzamiento, informó hoy el alemán Daniel Müller, científico del proyecto de la Agencia Espacial Europea (ESA), durante una presentación virtual.

Müller resaltó que, aunque estas eran solo las primeras imágenes enviadas por la nave espacial, ya se pueden ver nuevos e interesantes fenómenos.

El científico señaló el carácter único de esta misión, ya que ninguna otra ha sido capaz de tomar fotos del Sol desde una distancia tan corta.

El satélite de observación solar se controla desde el Centro Europeo de Operaciones Espaciales (ESOC) de Darmstadt, en el oeste de Alemania.

Cuando se tomaron las imágenes, el satélite se encontraba a tan solo 77 millones de kilómetros de la principal estrella de nuestro sistema planetario, casi la mitad de la distancia entre la Tierra y el Sol.

La sonda espacial “Solar Orbiter” fue lanzada este año en febrero de desde la estación espacial de Cabo Cañaveral en el estado de Florida, Estados Unidos.

La misión, cuyo coste se estima en casi 1.500 millones de euros (unos 1.641 millones de dólares), proporcionará nuevos conocimientos sobre la estrella, que está a unos 150 millones de kilómetros de distancia de la Tierra.

El proyecto conjunto de la agencia espacial estadounidense Nasa y su homóloga europea ESA tiene diez instrumentos científicos a bordo.

Uno de ellos es el doble telescopio PHI (Polarimetric and Helioseismic Imager), que cuesta alrededor de 100 millones de euros y cuyas imágenes permitirán sacar conclusiones sobre el campo magnético de la superficie solar.

Se espera que el satélite, de 1,8 toneladas, se acerque a su objetivo a una distancia de hasta 42 millones de kilómetros. Según la ESA, allí su intensidad es 13 veces mayor que en nuestro en la Tierra.

Para protegerse de temperaturas de varios cientos de grados, la sonda tiene un escudo térmico de titanio. En la superficie solar reinan temperaturas de alrededor de 5.500 grados, en su interior estas llegan a los 15 o 16 millones de grados.