La importancia del cuidado del cabello hoy

Habitamos un mundo en el que una buena apariencia física tiene una repercusión directa para crear relaciones sociales sólidas y positivas. El cuidado del cabello es fundamental para lograr ese aspecto agradable en las personas que aporte confianza, seguridad y cuidado personal, valores de gran importancia en las comunidades humanas.

El cuidado del cabello debe ser una actitud constante, no basta con ir a la peluquería o al centro de belleza dos, tres o cuatro veces al mes. Para mantener el cuero cabelludo en óptimas condiciones de salud y belleza, se debe contar con un equipo apropiado en el propio hogar, tener conocimientos precisos de cómo usarlo y constancia para llevarlo a cabo.

Cuidar el cabello en casa

Ahora que se ha obligado a la población a estar encerrado en casa durante dos largos meses, y con la amenaza latente de que la cuarentena vuelva a repetirse, no está de más aprender algunos trucos para cuidar del cabello en casa.

Como norma general, y salvo para situaciones puntuales como un buen corte, hemos descubierto durante la cuarentena que nos apañamos bastante bien en general, aunque siempre está genial una visita a la peluquería para dejarnos mimar. Pero en resumen, somos todos más apañados de lo que creíamos, desde luego. ¿Has tenido la misma sensación?

Para cuidar nuestro cabello en casa, lo primero y fundamental es elegir bien un buen champú a medida de lo que necesite nuestro cabello (pH, grasa, tratamientos de tinte y alisado, etc), si puede ser sin parabenos y lo más respetuoso posible con la fibra capilar.

Es importante también (y un acto de autocuidado) dedicar el tiempo suficiente y la atención al mismo acto de lavar y secar nuestro cabello: no frotar con demasiada intensidad, desenredar con las manos, tratar el pelo delicado por la noche con productos específicos, utilizar tintes naturales, etc. Finalmente, pero no menos importante, tener disponible el mejor secador y plancha de pelo que podamos permitirnos, es decir, lo más profesional posible.

En este sentido, hay que señalar que aún hoy en día no se les da la suficiente importancia a estas dos herramientas imprescindibles para conseguir un pelo cuidado y bonito.

Se debe insistir en la importancia que tiene comprar buenos secadores y planchaspara el pelo, como los que se analizan en la web especializada No solo bella. Y es que, aunque algunos modelos de última tecnología tienen precios más elevados de los que estamos acostumbrados, hay que considerar que son una inversión a largo plazo, considerando tanto la calidad de los acabados que conseguimos, como los años que pueden llegar a durar y su eficiencia energética (ahorro de luz). En la citada web, se revisan y recomiendan una amplia selección de los últimos modelos de planchas de pelo y secadores profesionales disponibles en el mercado actual.

La importancia de invertir en un buen secador de pelo

Todavía hay quien sigue pensando que todos los secadores de pelo son iguales, que solo se dedican a expulsar aire caliente para secar el pelo cuanto antes y ya está. Pero esto no es en absoluto cierto. Elegir un buen secador de pelo profesional es fundamental para mantener la calidad y la belleza del pelo, y a la larga, se nota.

El motivo principal es que, con un buen secador de pelo, como los que analiza No solo bella, con menos calor y en poco tiempo se consigue un secado perfecto. De este modo, el cabello no se desnaturaliza con la exposición directa y constante de las temperaturas elevadas que expulsa el secador, siendo esta una de las principales causas de las temidas puntas abiertas. Por lo tanto, con un secador profesional, el pelo se mantiene en mejor estado de forma cómoda, sencilla y efectiva.

Otros beneficios de adquirir un buen secador

Eligiendo un secador de calidad, se disfruta de los últimos avances tecnológicos además de proteger el cuero cabelludo y se obtiene un considerable ahorro energético que repercutirá directamente en la factura de la luz. Además, se optimizan los tiempos de secado, pudiendo dedicar esos minutos ganados a otro tipo de actividades más divertidas o productivas.

Por último, también hay que considerar el ahorro en relación a la duración que supone siempre un producto de calidad, ya que este será más resistente al paso del tiempo.

La relevancia de invertir en una buena plancha para el pelo

La misma importancia que tiene elegir un buen secador debe tener la plancha para el pelo. Y es que de nuevo estamos sometiendo al cabello a temperaturas muy elevadas. Es en el material de las placas que entran en contacto entre la plancha y el pelo, los acabados robustos y la tecnología de control de la temperatura donde hay que investigar y conocer cuál es el más adecuada para el cabello de cada persona.

Las planchas para el pelo se han extendido por todo el mundo como una herramienta fundamental para conseguir ondas perfectas, alisados e incluso (con cierta destreza) auténticos peinados “de peluquería” hechos en casa. Hasta la propia Michelle Obama es fiel usuaria de planchas de pelo profesionales como confesó su estilista en una entrevista (en este caso, de la marca británica Corioliss).

En cualquier caso, hay que calibrar bien la temperatura y contemplar esta cualidad en la plancha que se vaya a adquirir. En dependencia del grosor del pelo, se deberá adaptar el calor en la placa, por lo que es importante que la plancha cubra esta necesidad. Como regla general, las marcas trabajan entre los 85º y los 200ºC (la marca GHD recomienda no superar los 185ºC). Si el pelo se somete a un tratamiento de alisado profesional (por ejemplo, de keratina o enzimoterapia), puede ser necesario llegar a los 230ºC de forma puntual para conseguir sellar bien la cutícula del cabello.

Las planchas con placas de cerámica y otros elementos de calidad

Las planchas con placas de cerámica son las más utilizadas, ya que por su propia naturaleza son excelentes transmisoras del calor. Además, las propiedades de su superficie facilitan un deslizamiento sobre el pelo suave sin apenas resistencia.

La ionización y el uso de turmalina también son elementos que le aportan calidad a la plancha, pero que, al igual que ocurre con las planchas de titanio, la elección dependerá de nuestro gusto y en la mayoría de los casos la diferencia en los resultados es mínima.

Lo que sí es importante es que la plancha de pelo que elijamos tenga la tecnología más avanzada en el control de la temperatura de las placas para asegurarnos de que la plancha trabaja a la temperatura que hemos seleccionado y unos acabados robustos y duraderos que garanticen nuestra protección para evitar quemaduras, por ejemplo.

Dentro de las cosas malas que ha traído el confinamiento, también hemos aprendido mucho de nosotras mismas. Y una de esas cosas es a cuidarnos más y mejor. ¿Y tú? ¿Has aprendido algo nuevo sobre el cuidado de tu cabello durante estas semanas en casa?