La Familia Osborne deleita con sus joyas enológicas en el Salón de Gourmets

Deleitarse con las joyas que pertenecen a la colección familiar, disfrutar de su elegancia y complejidad en perfecto maridaje con diferentes cortes de jamón de bellota 100% Ibérico. Esta fue la atractiva experiencia enológica y gastronómica que propuso Bodegas Osborne en colaboración con Cinco Jotas, para los paladares ávidos de autenticidad y experiencias memorables en la edición 33 de Salón de Gourmets.

Una incomparable ocasión en la que los asistentes se “transportaron” desde Madrid hasta el corazón de Jerez para disfrutar de una cata inédita de la mano del crítico y experto gastronómico Federico Oldenburg y del enólogo de la casa, Marcos Alguacil. La bodega con casi 250 años de historia presentó en exclusiva a los asistentes al 33 Salón de Gourmets un despliegue de 7 vinos: desde la singularidad del Fino Coquinero, pasando por dos sacas en rama -especiales para la ocasión, – culminando con cuatro de los vinos viejos que integran la colección familiar más importante del Marco de Jerez.

La cata se inauguró con el emblemático Fino Coquinero, un vino singular cuyo nombre recuerda el laborioso proceso detrás de su elaboración, rindiendo homenaje al arduo trabajo de los coquineros en busca de coquinas (pequeña almeja comestible de agua salada) a lo largo de la costa suroeste de la península española, donde Bodegas Osborne se establecería a finales del siglo XVIII.

Los asistentes a la cata, mayoritariamente sumillería especializada y alta restauración, fueron sorprendidos a continuación con dos sacas especiales provenientes de soleras fundadas en el S. XIX en la antigua nave “La Honda”, sitio al que Osborne destinó para la crianza de vinos finos y “finos amontillados”. Ambos vinos -Fino La Honda y Amontillado La Honda- reflejaron un saber hacer centenario, demostrando ser precursores de vinos que hoy marcan tendencias.

Se presentaron además cuatro vinos de la colección de vinos muy viejos y raros de la familia: Amontillado Solera AOS RARE, solera fundada en 1903 por el II Conde de Osborne D. Tomás Guezala en conmemoración del nacimiento de su hijo Antonio. Su nombre, AOS, hace referencia así a las iniciales de Antonio Osborne y la S a “Solera”. El Conde prohibió toda saca de esta solera hasta el año 1924, cuando su hijo cumpliese la mayoría de edad. Le siguió Oloroso Sibarita V.O.R.S, otra antiquísima solera fundada en 1792.

Cautivó también el Palo Cortado Capuchino V.O.R.S., una de las soleras más antiguas de todo el Marco de Jerez, fundada en 1790 en conmemoración de la llegada de la orden de los monjes capuchinos a Jerez y que se consolidó dentro de la colección de la familia Osborne hace ya más de una década. La excepcional demostración culminó con el vino Pedro Ximénez RARE, una solera única de un solo tonel fundada en 1903.

Para la propuesta de armonías no podría haberse hecho de otro modo que con un plato del célebre Jamón de bellota 100% Ibérico Cinco Jotas en 4 cortes distintos, donde cada corte definió distintos sabores y texturas que potenciaron o resaltaron diferentes características de cada tipología de vino.

Fue esta sin duda una ocasión sin precedentes para disfrutar y descubrir una colección incomparable de jereces singulares y jereces muy viejos -VORS y RARE- más que vinos auténticas joyas enológicas que representan en cada gota el saber hacer, la pasión y tradición familiar de la familia Osborne.

Te recomendamoss

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies