La Equilibrista editorial presenta La dama vestía de azul, una novela policíaca con alta carga de crítica, del escritor Arturo Castellá

A mediados de los años noventa, un investigador privado se involucra en un caso de complejas aristas. Durante la investigación, y tras entrevistarse con diferentes personas implicadas en los hechos acaecidos en torno a su desaparición, descubre las diferentes caras del fascismo, tanto de índole militar como social. Un recorrido que le hace enfrentarse también con sus orígenes y el recuerdo de su padre, un soldado alemán que combatió contra su país durante la Segunda Guerra Mundial.

Helmud Krauss es un investigador privado en un país aleatorio del sur de América latina en el año 1996. Recibe la visita de una señora, Noemí Zanjahonda, que le pide investigar la desaparición de su hija Marcela en 1977, cuando esta tenía 25 años, en plena dictadura militar. Helmud al principio es reacio a investigar algo de esa época porque, pese a la democracia actual, lo cierto es que todo lo referente a esa época es tabú y no se han rendido cuentas.

Para la investigación tiene como inestimable colaboradora a su entrañable madre, una anciana que fue, en su época, todo un referente en las Jefaturas judiciales y policiales, de modo que tiene innumerables contactos y amistades por todas partes.

“Hilda Saravia Bayer rondaba los ochenta años, pero gozaba de una salud y vitalidad que hacían pensar en la vida eterna. Siendo muy joven y por designación directa del propio Presidente Terra, a quien unía una lejana relación de parentesco, entró a trabajar en la Jefatura de Policía en 1935. Allí permaneció por más de cuarenta años y, con el tiempo, se tornó tan firme como la propia institución policial. Al compás de los años y de las mañas políticas, fue ascendiendo en el escalafón administrativo, desde el insignificante manejo burocrático, hasta ocupar, en reiteradas ocasiones, la secretaría privada de distintos e importantes jefes de policía. Conocía a todo el mundo por sus nombres y apellidos, nadie escapaba al registro de sus neuronas. Funcionarios, policías, militares, criminales, políticos, jueces, abogados estaban debidamente archivados en distintas categorías: confiables, no confiables, corruptos, honrados, ingenuos. Su cabeza funcionaba como libro abierto, guardando datos, hechos, documentos, expedientes e información burocrática reservada.” (Fragmento de La dama vestía de azul, La Equilibrista, 2020)

Noemí lo insta a hablar con su abogado para cualquier cuestión, porque ella tiene que volver a España, donde vive ahora, y no tendrán más contacto que el abogado. Helmud descubre en su investigación, gracias a la madre, que dicha empresa, dedicada la medicina, fue intervenida y acusada de ser una tapadera de conductas subversivas de izquierda. Y tiene acceso a una hoja de detención en la que aparecen los nombres de las personas que trabajaban allí, salvo el de Marcela y el de otra persona.

“Helmud era un artesano de la investigación. No contaba con computadoras ni banco de datos, salvo el almacenado en la cabeza de su madre. No usaba ningún aparato sofisticado para grabar conversaciones ni pinchar teléfonos ni nada que se le pareciera. Si por ventura, alguna vez tenía necesidad de una fotografía, de una grabación o de una filmación, contrataba al profesional del ramo para el cumplimiento de esa tarea puntual. Pese a que obraba mucho por intuición, sometía luego todos sus datos a un puntilloso análisis que le abrían los ojos sobre nuevas pistas o nuevas posibilidades para continuar siempre con las investigaciones comenzadas. Nunca dejaba atrás el trabajo iniciado y, salvo excepciones, no cesaba hasta conseguir los resultados propuestos.” (Fragmento de La dama vestía de azul, La Equilibrista, 2020)

Arturo Castellá Lorenzo nació en Rocha (Uruguay) en 1949, es periodista y artista plástico y, como tantos jóvenes de su generación, fue preso político entre 1972 y 1981. Es autor de numerosos relatos y novelas, algunos de los cuales han merecido galardones de ámbito internacional, y ha realizado varias exposiciones de su obra pictórica en lugares como el Museo de la Memoria de Montevideo, la Galería Lua, el Mume o el Taller Bolinche.

https://www.laequilibrista.es/producto/la-dama-vestia-de-azul-de-arturo-castella/