La colección de arte de Gurlitt llega a Berlín con un nuevo enfoque

Berlín, 14 sep (dpa) – La colección de arte de Cornelius Gurlitt, controvertida por su pasado nazi, se puede ver ahora por primera vez en Berlín con un nuevo enfoque donde se acercará al visitante tanto al considerado por los nazis como “Arte degenerado” como al robo de arte a manos de los hombres de Adolf Hitler.

Después de dos exposiciones individuales en Berna y Bonn, el Museo Martin-Gropius-Bau de Berlín presenta la muestra “Inventario Gurlitt”.

“Nos hemos centrado aún más en el destino humano de estas obras”, explicó Rein Wolfs, director de la Bundeskunsthalle de Bonn y comisario de la exposición, en la que también participa el Museo de Arte de Berna como heredero del legado de Gurlitt.

La secretaria de Estado de Cultura del Gobierno alemán, Monika Grütters, explicó que la exposición no es el final del proceso. “Por el contrario, es un punto de partida desde el cual más investigadores que hasta ahora pueden llegar al fondo de la verdad con mejor equipo que antes”.

“La exposición sensibiliza cómo de laborioso, largo e inmenso es el trabajo de esclarecer el origen de los bienes culturales”, declaró la política.

Todas las obras fueron descubiertas en 2012 entre los más de 1.500 cuadros que el octogenario guardaba en su apartamento de Múnich y en una casa que poseía en la ciudad austríaca de Salzburgo.

Obras de pintores famosos como Monet, Cézanne, Renoir, Dix, Nolde o Beckmann integraban esta colección, que Cornelius Gurlitt había heredado de su padre, Hildebrand Gurlitt, uno de los marchantes de arte de Adolf Hitler que se encargaba de vender a cambio de divisas las piezas vanguardistas que, en opinión del dictador, deberían ser vilipendiadas.

Poco antes de que en mayo de 2014 muriera a los 81 años, Gurlitt declaró al Museo de Berna único heredero de la colección que había mantenido oculta toda su vida. Su prima Uta Werner recurrió la validez del testamento, argumentando que no estaba en posesión de sus facultades mentales cuando lo redactó.

Sin embargo, más tarde, la Justicia alemana dictaminó que el testamento era válido y el museo suizo pasó a ser el legítimo dueño de la colección.

El grupo de investigadores que estudia la espectacular colección de arte de Cornelius Gurlitt ha identificado hasta el momento seis obras de arte que fueron expropiadas a sus dueños por los secuaces de Hitler y que ahora el Gobierno alemán se ha comprometido a devolver a sus legítimos propietarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies