La calmada transparencia de la aguamarina

No existe una piedra preciosa más apreciada que la aguamarina. A nivel químico, se trata de una variedad de berilio (al igual que la esmeralda) muy apreciada en joyería por su gran dureza, lo cual permite dejar ir la creatividad del joyero con una gran diversidad de cortes. Su característico color azul, viene dado por la presencia de hierro en su composición.

Esta gema toma el nombre del mar por su tono azulado y desde siempre se ha vinculado con el mundo del mar, dando protección a los marinos durante siglos e identificándose con esta profesión, pero tiene muchísimas más connotaciones y propiedades que vamos a explicar.

Aguamarina, muy valiosa para los joyeros

Al igual que el mar, de donde esta piedra preciosa toma su nombre, la aguamarina ofrece una gama de color que va desde el azul al azul verdoso. Lo característico de esta piedra es que a diferencia de otras formadas por berilio, es de una gran transparencia y claridad.

La mayoría de la producción de aguamarina proviene de Brasil, aunque hay yacimientos en muchos lugares del mundo, especialmente en muchos países de África. Otro país cuya producción es importante es la India, y también hay yacimientos en otros lugares como China y Australia.

La piedra natal de marzo y de los marinos

Se dice que, en la época de Moisés, el sumo sacerdote Aarón contaba con una serie de piedras preciosas en su peto, en concreto doce, que simbolizaban las tribus de Israel. Entre ellas, una aguamarina. Con el paso de los siglos, a esas doce piedras se les ha asignado un mes, convirtiéndose en las piedras natalicias. Los primeros escritos sobre las piedras natalicias datan del siglo primero después de Cristo y se dicen que equilibran las energías y debe llevarse durante el mes que corresponde al signo del zodíaco para alcanzar equilibrio y armonía. La aguamarina es una de estas doce piedras natalicias y corresponde al mes de marzo.

Debido a su color, a esta gema se le conoce también como “la piedra del marinero”, quienes, desde épocas inmemoriales la han portado para volver a casa sanos y salvos después de una larga travesía. Se decía también de ella que quien la portara gozaría de eterna juventud y felicidad.

Propiedades y usos de la aguamarina

Además de todo lo explicado, la aguamarina tiene muchísimos más usos. Existen infinidad de maneras de cómo podemos usar la aguamarina, como por ejemplo para hablar con claridad y sin enfado en situaciones complicadas. 

Esta gema es una de las más apreciadas, pues es una piedra de energía calmante y con gran armonía, que dota de gran coraje a su portador. Su calma energética facilita la tolerancia y alivia los miedos.

También tiene propiedades curativas por ejemplo para afecciones sinusales y otras patologías vinculadas con el sistema respiratorio. Su energía calmada es muy útil para la curación de enfermedades inflamatorias de todo tipo.

Sanación emocional

Además de aportarnos calma en situaciones críticas, nos ayuda a nivel emocional, sobre todo en lo referente a la comunicación, puesto que ayuda a razonar los comportamientos que, a menudo, no entendemos de los demás. Nos puede ayudar aportando lucidez a la hora de tomar decisiones.

Se trata de una piedra de empoderamiento, tanto para mujeres, como para hombres; ayudándolos a darse cuenta que no todo proviene de la fuerza, sino también de la inteligencia; lo cual restablece la autoestima de su portador, reactiva su poder personal y la confianza en uno mismo.

Y es que, esta hermosa piedra, nos aporta la calma y la serenidad que nos puede aportar el mirar al mar azul, del que toma su nombre.