Connect with us

Sucesos

Juzgan al presunto líder de la ‘Brigada Al Andalus’

Publicado

el

fotonoticia_20160620145025_800El expreso marroquí de Guantánamo y presunto líder de la ‘Brigada Al Andalus’, Lahcen Ikassrien, ha condenado en la Audiencia Nacional “todos” los tipos de terrorismo y se ha preguntado cómo va a enviar a yihadistas a Siria si los musulmanes desconfían de él al considerarle un “infiltrado de la Policía”.

Ikassrien, que estuvo recluido en la base militar estadounidense de Guantánamo (Cuba) entre 2002 y 2005 y fue absuelto en 2006 por la ausencia de vínculos con Al Qaeda, ha sido juzgado desde este lunes, junto a otros ocho acusados, por integrar una célula dedicada a adoctrinar y enviar combatientes para luchar en Siria.

La Fiscalía y la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) reclaman penas de entre 16 y 8 años de cárcel.

Ikassrien, que ha negado haber realizado labores de reclutamiento y ha dicho no conocer “de nada” a la mayoría de procesados, ha relatado ante el tribunal los malos tratos y las secuelas que le quedan tras su paso por Guantánamo, al tiempo que ha recordado que tiene una demanda contra la Administración del expresidente George W.Bush en el Tribunal Supremo.

Con todo, ha manifestado que en la mezquita de la M-30 no se relacionaba con el resto de musulmanes porque la gente le preguntaba con frecuencia sobre su experiencia en la base y “no se fiaban de él”. “¿Cómo voy a decir a la gente cómo ir a Siria si decían que era un infiltrado de la Policía marroquí y española?”, ha cuestionado.

Al ser preguntado por una de las defensas si cree en la yihad, Ikassrien se ha limitado a replicar: “¿Qué es la yihad?”. Después de que el abogado ofreciera una explicación, el acusado ha apostillado: “Si sabe lo que es, ¿para qué me pregunta?”.

REUNIONES EN ÁVILA

El segundo acusado, Nabil Benazzou, se ha mostrado “preocupado” por el conflicto sirio y ha manifestado que alguna vez se le “ha pasado por la cabeza” viajar al país, pero “no a luchar, sino a ayudar a refugiados”. “La violencia es necesaria para acabar con determinados regímenes, si no ¿cómo acabar con Bachar al Asad?¿poniéndole flores?”, ha apostillado.

Tras calificar al presidente sirio como un “criminal”, Benazzou ha aseverado que está “encantado de vivir” en España y que no ha adoctrinado a nadie, sino que se ha limitado a educar a sus hijos en la religión musulmana. “No sé si es pecado aquí”, ha dicho con ironía, antes de negar haber destruido pruebas: “Yo reciclo”.

El resto de miembros de la red, integrada supuestamente por el argentino César Raúl Rodríguez, el búlgaro Deniz Ibryam Redzhed y los marroquíes Mohammed Bouyakhlef, Mohamed Khalouk, Abdeslam El Haddouti, Oialae Chergui y Younes Zayya, ha negado haber participado en actividades terroristas y ha indicado que solo se reunían en una finca situada en la localidad de Santa Cruz de Pinares (Ávila) para “arreglar la piscina o podar árboles”.

“Soy un musulmán del montón”, ha indicado Mohammed Bouyakhlef, que ha dicho ser “una persona normal que sufre los mismos problemas que cualquier español de la calle”, durante el juicio, que este martes proseguirá con las declaraciones de otros cinco acusados.

La Fiscalía sostiene en su escrito provisional de acusación que la estructura, localizada en Madrid, desarrollaba labores de captación, radicalización y posterior envío de voluntarios para realizar acciones terroristas, todo ello bajo el ideario yihaddistas de las extensiones territoriales de Al Qaeda en Siria -Jabhan Al-Nusra (JaN) y Estado Islámico de Irak y Levante (ISIL).

En el domicilio de Ikassrien, se incautaron varios documentos en los que reconocía ser “el emir”, se criticaba a los “infieles, los homosexuales y los laicos”, se ensalzaba en una poesía a la figura del fundador de Al Qaeda, Osama Bin Laden, o figuraba un discurso de este líder terrorista animando a realizar la yihad “contra los enemigos de Dios”.

 

Advertisement

LO MÁS VISTO !!