“Hitman 3”: macabra entrega para jugadores con gran paciencia

(dpa) – En el año 2000 salió a la venta “Hitman”, el primer juego sobre el legendario asesino a sueldo “Agente 47”, creado en un laboratorio genético.

Hitman 3
Foto: IO Interactive/dpa

Desde entonces, el principio del juego sigue siendo prácticamente el mismo: en escenarios siempre diferentes, el Agente 47 tiene que deshacerse de una determinada persona de la forma más discreta posible.

Ahora ha llegado “Hitman 3” para la última generación de consolas. El juego promete complicadas misiones localizadas, entre otros, en Dubái, Berlín, la región inglesa de Dartmoor y en Mendoza, ciudad argentina al pie de los Andes.

Los jugadores controlan al Agente 47 desde una perspectiva en tercera persona, y su misión comienza explorando el entorno que rodea al objetivo.

“Hitman 3” no es un juego en el que se corre con la pistola desenfundada y se acribilla a montones de enemigos con muchos aspavientos. El lema es: disparar lo menos posible, perdonar la vida de personas ajenas a la misión y, sobre todo, no ser descubierto.

En realidad, a veces lleva mucho tiempo acercarse sigilosamente a un objetivo, y el “modus operandi” para lograrlo suele ser bastante inusual.

En una misión, por ejemplo, el jugador tiene que ganarse la confianza de la víctima haciéndose pasar por un inspector de policía que investiga en un caso de asesinato: una estrategia tan original como desafiante.

Solo aquellos que logren eliminar al objetivo con sutileza y elegancia obtendrán un buen resultado en la puntuación final, lo cual es esencial para desbloquear nuevas misiones y equipamiento.

“Hitman 3” es un juego exclusivamente para adultos. Para eliminar a los respectivos objetivos, el jugador se sirve de todo tipo de armas de fuego, así como de venenos o incluso una cuerda de piano. Debido a su brutalidad, el juego no está aprobado para niños o adolescentes.

“Hitman 3”, con calificación 18+, saldrá a la venta para PC, Nintendo Switch, PlayStation 4, PlayStation 5, Xbox One y Xbox Series.