Funcionario alemán opina que el cohete europeo Ariane 6 debe mejorar

Berlín/Bremen (Alemania), 29 dic (dpa) – El coordinador de temas aeroespaciales del Gobierno alemán, Thomas Jarzombek, declaró a dpa que aún existen muchas posibilidades para que el cohete portador europeo Ariane 6 sea más eficiente y rentable.

El Ariane 6 está destinado a lanzar satélites al espacio para clientes comerciales y del sector público. Inmediatamente después de su primer lanzamiento que será a finales de 2020 desde Kourou, en la Guayana francesa, el cohete llevará carga a bordo, pagada.

En la reunión del Consejo Ministerial de la Agencia Espacial Europea (ESA) a finales de noviembre, se aprobó la financiación para el desarrollo de componentes tecnológicos clave para el Ariane 6. Alemania participa con alrededor del 23 por ciento de los costes totales.

Jarzombek explicó que a través de mejoras en el nivel superior del cohete, parte que se construye en la ciudad alemana de Bremen, en el motor y en otras áreas, el potencial de ahorro alcanzaría a unas decenas de millones por lanzamiento.

“Este potencial debe ser incrementado. Mejor material y una mejor organización conducirán de manera continuada a una reducción de costos”, indicó el experto.

Resulta totalmente lógico y económicamente conveniente que los Gobiernos europeos adjudiquen sus pedidos institucionales al Ariane 6 europeo. “¿Por qué otros deberían creer en este proyecto europeo si sus propios Gobiernos no lo hacen?”, interrogó Jarzombek.

Según indicó el fabricante ArianeGroup, una empresa conjunta de la compañía aeroespacial Airbus y el fabricante de motores francés Safran, el Ariane 6 será un 40 por ciento más económico que su antecesor, el Ariane 5.

Jarzombek subrayó que los viajes espaciales son una infraestructura vital para la humanidad. “Sin satélites no sabríamos nada sobre el cambio climático y el estado de los polos, ni tampoco funcionarían los sistemas de navegación de los automóviles”, ejemplificó.

El funcionario germano indicó que en la navegación espacial hay numerosos actores y que es posible que se convierta en una de las próximas grandes industrias.

La ESA encargó el desarrollo del nuevo cohete en vista de la competencia que enfrenta sobre todo de la empresa estadounidense SpaceX de Elon Musk.