El Zoo de Colonia lucha junto con Snapchat contra la extinción de especies

Las especies tal como las conocemos, ¿nos acompañarán para siempre? Foto: Henning Kaiser/dpa

(dpa) – El tigre se pasea orgulloso por el recinto, al menos en la pantalla del teléfono móvil. En realidad, sin embargo, el espacio está vacío. El Zoológico de Colonia busca, junto con la aplicación de mensajería Snapchat, llamar la atención sobre la extinción de especies de una manera muy particular.

“Esperemos que nunca lleguemos a una situación en la que podamos ver a los animales sólo de manera virtual”, dijo el director del zoológico, Theo Pagel, en la presentación de la iniciativa.

Hasta fines de octubre, los visitantes podían revivir con Snapchat en su teléfono en diferentes espacios del zoo, que temporalmente estarán vacíos, a animales amenazados. “A través de las llamadas ‘lenses’ (lentes) objetos y animales cobran vida y se confunden con el entorno real”, señaló Liane Siebenhaar, responsable del proyecto dentro de Snapchat.

Para ello, los visitantes debían escanear un símbolo de una pizarra delante del recinto en cuestión y luego observar en la pantalla de su celular cómo se mueven un elefante asiático, un tigre o un cocodrilo de Filipinas. La tecnología que lo permite se llama “augmented reality” (realidad aumentada).

“Ahora casi todos tienen un smartphone. Hay una difusión muy grande”, dijo Christian Zabel de la Escuela Técnica Superior de Colonia, que investiga científicamente la realidad aumentada. “Puede generar un estímulo adicional para tratar más en profundidad de un tema”, añadió.

Justo en el caso de la gente joven funciona muy bien. “Eso lo demostró Pokemon Go”, dijo Zabel en referencia al exitoso juego de celular también basado en esa tecnología.

Mientras tanto, ya se usa la realidad aumentada también en la formación para determinadas profesiones, por ejemplo, cuando equipos de rescate ensayan cómo actuar en un particular escenario de catástrofe.

“Este es sólo el comienzo”, subrayó Christopher Landsberg de la junta directiva del zoológico de Colonia, quien aseguró que en el zoo se trabaja para transmitir los conocimientos cada vez más también con herramientas digitales.

Claro que, afirmó, un zoológico real sigue siendo “indispensable”. Debería ser posible seguir experimentando a los animales con todos los sentidos.

En Snapchat, a los usuarios se les explica cuál es la amenaza que pesa sobre las especies animadas que están viendo en sus pantallas y además pueden hacer un aporte para su protección a través de la web del zoológico de Colonia.

Parte de este proyecto, apoyado económicamente en parte por Snapchat, es devolver a su país a dos cocodrilos de Filipinas que ahora están en Colonia.

Snapchat quiere seguir impulsando este proyecto y a partir de noviembre los animales animados podrán verse también en otros lugares.

Por Larissa Schwedes (dpa)