El sector cárnico apuesta por el sello Compromiso Bienestar Animal

Son muchas las empresas que ya se han sumado a este proyecto; Provacuno, Asici, Intercun, Interovic, Interporc y Propollo. Todas ellas efectuarán auditorías en granjas, empresas de transporte y empresas cárnicas donde tiene lugar el procesado final para poder garantizar que sus productos merecen llevar este sello de calidad

La industria cárnica en nuestro país está de enhorabuena. A pesar de los revuelos que aparecen cada cierto tiempo en materia de sanidad, a pesar de las incidencias, sigue siendo un sector en auge y con gran reconocimiento a nivel internacional, por calidad, seguridad y sabor.

El Sello de Compromiso Bienestar Animal

En una sociedad que cada vez está más concienciada con los derechos de los animales, no es de extrañar que aparezca este sello de Compromiso Bienestar Animal. El cual ha sido promovido por empresas de gran prestigio dentro del sector cárnico como Provacuno, Asici, Intercun, Interovic, Interporc y Propollo con el objetivo de buscar y ofrecer a los consumidores lo que llevan años demandando, el cuidado de los animales.

Este sello solo podrá ser llevado por productos cárnicos que garanticen que los animales de los que proceden han vivido «libres de hambre, sed y desnutrición; libres de miedos y angustias; libres de incomodidades físicas como el exceso de calor, frío o humedad; libres de dolor, heridas o enfermedades y libres para expresar las pautas propias de su comportamiento animal», tal y como establece la Organización Mundial de Sanidad Animal para expresar el concepto de bienestar animal.

El compromiso de estos colectivos agrupa a distintas organizaciones dentro de la cadena del sector cárnico. Para sacarlo adelante, se deberán hacer auditorías no solo en las granjas, sino también en las empresas de transporte y carga e industrias cárnicas de procesado para garantizar que los productos de origen animal merecen este distintivo.

Independientemente de estas acciones, cada colectivo contará con su propio protocolo de actuación adaptado a los animales de cada especie, pues como cabe suponer no es el mismo el tratamiento para ganado porcino que el que reciben las aves, por poner solo un ejemplo.

Esta iniciativa es una prueba de transparencia que habría que aplicar a todo el sector cárnico. Estas empresas se han comprometido con el consumidor, que tiene derecho a conocer de forma clara, mediante este sello, que los productores de estos alimentos y el resto de agentes implicados en el proceso han tratado de manera digna a los animales.

Nuevos retos de gestión para la industria cárnica

La industria cárnica es sin lugar a dudas uno de los sectores con mayor responsabilidad en la salud de los consumidores, por lo que debe garantizar la seguridad en la producción, almacenamiento, procesado y distribución de sus productos. Por este motivo, necesitan sistemas que les permitan acceder a toda la información de sus diferentes tipos de procesos en todo momento. Un buen software de gestión para la industria cárnica, como la ERP cárnica de la compañía Alba IBS, al que se puede acceder haciendo clic aquí, es una posible solución para garantizar una gestión eficaz.

Estos programas ayudan a manejar la información de manera más eficiente. Son una pieza clave para cumplir con las exigencias alimentarias a las que se ve sometida la industria por seguridad de los consumidores, permitiéndoles anticiparse a posibles riesgos o cambios. Ahora, para cumplir con el Sello Bienestar Animal, aprovechar, tener más clara y accesible la cantidad de información, en ocasiones desaprovechadas, que gestionan estas herramientas será una pieza clave.

Con el software ERP de cárnicas que se ha referenciado con anterioridad, se obtiene agilidad en el trabajo y un control exhaustivo de todo el proceso productivo. Está orientado tanto a fabricantes, como a mayoristas y comercios minoristas, que consiguen optimizar la producción y la gestión administrativa del trabajo.

El reto del Compromiso Bienestar Animal

La industria de la carne se ha visto cuestionada en numerosas ocasiones en los últimos años. El foco principal se ha centrado en las condiciones en las que viven los animales, el uso de antibióticos, el impacto ambiental… Estos temas no solo han copado las portadas de los periódicos y han dado pie a muchos debates, sino que ha hecho que la población cambie sus hábitos alimenticios.

Los consumidores, especialmente aquellos más comprometidos con el sufrimiento animal, han encontrado razones suficientes para reducir el consumo de carne, cuando no la han eliminado completamente de sus hábitos alimenticios.  El nacimiento de la dieta flexiteriana es un claro ejemplo.  Los practicantes de esta dieta abogan por una reducción en la ingesta de carne, para dar paso a un consumo ocasional.

Para todo este sector de la población que cambia de dieta debido a su empatía con el maltrato animal, el sello Compromiso Bienestar Animal rompe con todos sus dilemas morales a la hora de disfrutar de un buen plato que lleva como ingrediente la carne.

Esta iniciativa del colectivo de la industria cárnica española llega en el mejor momento posible para no perder cuota de mercado. Los consumidores, por su parte, podrán volver a confiar en las buenas prácticas del sector y adquirir productos de calidad sin remordimientos de conciencia.