El romance español resiste y fructifica en Iberoamérica

6449226wValladolid, 8 jul (EFE).- El romance español, transmitido de boca en boca por juglares y una de los primeras expresiones del español escrito, ha resistido el paso de los siglos en buena parte gracias a su expansión por Iberoamérica, donde viajó con los conquistadores y en la actualidad “sigue muy vivo” entre las clases populares.

Iberoamérica, fundamentalmente Brasil pero también México, Chile y Venezuela, se ha erigido en “una garantía de pervivencia” donde el romance “sigue muy vivo, en muchos casos como Brasil, donde aún se venden en pliegos de cordel en los quioscos”, ha explicado esta tarde a Efe el músico Luis Delgado, compositor e intérprete.

“Lógicamente, los textos originales han sufrido transformaciones con el paso del tiempo. Allí han cambiado los nombres y la música, en su ritmo e instrumentación, se ha adaptado a cada zona, pero el relato viene a ser el mismo, allí y aquí, perfectamente reconocible”, ha añadido Delgado antes de protagonizar esta tarde un concierto en Valladolid con el grupo Los Músicos de Urueña.

Este concierto forma parte del simposio internacional que sobre el romance en América se celebra en Urueña (Valladolid), organizado por la Fundación Joaquín Díaz, y su programa ha seleccionado varios romances que Los Músicos de Urueña (Luis Delgado, César Carazo, Jaime Muñoz y Josete Ordóñez) interpretarán en su doble versión, la española y la iberoamericana.

Surgirán así, en las voces de este cuarteto, la historia de “Gerineldo”, en una versión recogida en Nuevo México, o una de “El Conde Olinos” recogida en Venezuela, y otras de “La dama y el pastor” apuntada en Chile, además de composiciones comunes en países como Costa Rica, Perú y las regiones de habla hispana en Estados Unidos.

Los instrumentos que utilizarán serán los habituales del grupo: tradicionales como la zanfona, pero también clásicos como el guitarro castellano, que “fue el origen de los timples a partir de los cuales derivaron, entre otros, los cuatros y charangos”, tan populares en la América de raíz española y portuguesa, ha precisado.

“El romance, sin duda, ha encontrado un eco en América, donde sigue muy vivo”, ha insistido este músico, autor de varias bandas sonoras para TVE y el cine, difusor de la música antigua española a través de sus textos primitivos y en posesión de una colección de instrumentos musicales del mundo, cientos de piezas que conserva en su residencia de Urueña (Valladolid).