El Principado recuerda al PP que ningún concejo pierde recursos

El Gobierno de Asturias mantiene el abono a los ayuntamientos de aquellos ingresos provenientes de los impuestos locales que gestiona a través del Ente Público de Servicios Tributarios a pesar de la moratoria que pesa sobre todos los tributos que gestiona el Principado.

Por lo tanto, y contra lo que ha venido dando a entender el Partido Popular (PP), los concejos que tienen cedidos sus tributos o una parte de ellos en ningún caso están perdiendo ingresos ni los perderán en el futuro. Es la Administración autonómica la que asume el coste, adelantando a los ayuntamientos unos ingresos que no está percibiendo de los contribuyentes.

Cuestión distinta es que los ayuntamientos, como el resto de las administraciones públicas, vean mermados sus ingresos por la propia coyuntura económica o como consecuencia de sus decisiones en relación con posibles moratorias en el pago de tasas municipales, una materia sobre la que tienen plena autonomía.

El Principado tomó dos decisiones tributarias en las primeras semanas tras la declaración del estado de alarma. El 23 de marzo se suspendieron los plazos asociados a los tributos que gestiona la Administración durante la vigencia del estado de alarma. Días después, el 8 de abril, se aprobó el decreto que posibilita el aplazamiento y fraccionamiento, por un plazo máximo de 6 meses y sin intereses, de las deudas tributarias de trabajadores autónomos, pymes y microempresas que se hayan visto obligadas a paralizar su actividad.

Por otro lado, el Gobierno de Asturias apoya plenamente la posibilidad de que los ayuntamientos pueden utilizar el superávit con vistas a afrontar los daños de la emergencia sanitaria derivada de la COVID-19. El Principado mantiene esta postura incluso desde antes de que se produjera la pandemia. No obstante, el Ejecutivo asturiano recuerda que la decisión de permitir el uso de este remanente es potestad exclusiva del Estado, no de la comunidad autónoma, cuestión que, distintas formaciones de la oposición –y, de nuevo, el Partido Popular- deberían conocer. Una vez más, el PP llega tarde a una reivindicación que ya se puso sobre la mesa durante el gobierno de Mariano Rajoy, tanto por parte de los ayuntamientos como por el propio Principado.