El primer móvil de fibra de carbono

Carbon 1 Mk II tienen
Foto: Till Simon Nagel/dpa-tmn/dpa

(dpa) – Al contrario de lo que cabría esperar de un móvil equipado con una generosa pantalla de seis pulgadas, el nuevo Carbon 1 Mk II, fabricado con fibra de carbono, es muy delgado y, con un peso de apenas 127 gramos, increíblemente ligero.

Teniendo en cuenta que los móviles existentes en el mercado suelen pesar alrededor de 200 gramos, al usuario del Carbon 1 Mk II le llevará un tiempo acostumbrarse a esta ligereza, que, a primera vista, le otorga al dispositivo un aspecto un tanto barato.

Sin embargo, esta primera impresión no dura mucho. Después de unas horas, el efecto se invierte. De pronto, todos los demás teléfonos inteligentes parecen demasiado pesados y voluminosos.

El minimalista peso del Carbon 1 es posible gracias al material de fibra de carbono utilizado en la carcasa de solo 0,6 milímetros de espesor. El material es de alta resistencia y permite el paso de ondas de radio.

El fabricante que apuesta por este material es la empresa emergente alemana Carbon Mobile. La marca ha informado que, a su lanzamiento durante el mes de marzo, el precio del modelo rondará los 800 euros en el mercado europeo.

La fibra de carbono es un material muy resistente y extremadamente ligero, por lo que una carcasa fabricada a partir del mismo puede ser extremadamente fina y muy rígida al mismo tiempo.

Lamentablemente, las fibras de carbono no dejan pasar bien las ondas de radio y, por lo tanto, no son realmente adecuadas para los teléfonos inteligentes.

La carcasa del Carbon 1, sin embargo, está formada por fibras de carbono tejidas con otro material que permite la conectividad inalámbrica. El fabricante Carbon Mobile llama a este producto “HyRECM”, sigla que significa: material compuesto híbrido que permite el paso de las ondas de radio.

En “HyRECM” se han invertido cuatro años de investigación y desarrollo. Los teléfonos fabricados con él son finos, ligeros y muy resistentes. Los 127 gramos del Carbon 1 son realmente muy poco en comparación con otros dispositivos: el Google Pixel 3a, de casi el mismo tamaño, pesa 166 gramos; el iPhone 11 Pro, más pequeño, 195 gramos.

Otra ventaja de la fibra de carbono: apenas se necesita plástico. Las materias primas proceden de residuos de producción de empresas industriales alemanas, según explicó el año pasado el fundador de Carbon Mobile, Firas Khalifeh, al periódico alemán “Handelsblatt”. La producción se realiza en China.

Según el fabricante, los componentes de los Carbon 1 se pueden desmontar y reutilizar. En el futuro incluso se podrían fabricar las fibras con materias primas renovables.

El lanzamiento del Carbon 1 estaba previsto para mayo de 2020, pero la pandemia de coronavirus aplazó su llegada al mercado. Los desarrolladores aprovecharon el tiempo de espera para hacer algunos retoques. Por ejemplo, el dispositivo tiene ahora más memoria y un cristal más robusto. Además, al nombre se le ha añadido Mk II.

Las entrañas del Carbon 1 son las de un teléfono inteligente de gama media bastante convencional. El procesador es un Mediatek Helio P90 con ocho núcleos. Además, equipa 8 gigabytes (GB) de memoria y 256 GB de espacio para aplicaciones, fotos y música. La ranura de la tarjeta de memoria puede albergar la tarjeta SIM y una tarjeta de memoria adicional o bien una segunda SIM.

La pantalla de seis pulgadas es una AMOLED autoiluminada con resolución FHD+ (2160 por 1080 píxeles). En el lado derecho de la carcasa se encuentran el control de volumen, el botón de bloqueo y el sensor de huellas dactilares.

La cámara principal está equipada con el sensor S5K3P9 de Samsung con 16 megapíxeles (MP) de resolución, que también se encuentra en algunos Nokia de gama media. La cámara frontal de 20 MP también es de Samsung.

El Carbon 1 transmite en todas las frecuencias comunes de 2G hasta 4G. No incluye conectividad 5G. El sistema operativo instalado es Android 10; Android 11 le seguirá en el segundo trimestre de 2021.

Con su carcasa monocasco de color negro mate, con original motivo trenzado y logotipo en letras brillantes en la parte posterior, el Carbon 1 Mk II presenta un diseño muy atractivo.

Los bordes bien marcados en la parte superior e inferior y las cámaras sobresalientes en la parte posterior simulan un efecto “retro” que le otorgan al dispositivo un aspecto atemporalmente moderno.

Tras un breve periodo de adaptación, el peso también es una verdadera ventaja. El usuario, hasta ese momento convencido de que “lo pesado es bueno y fiable”, pasa rápidamente a: “agradable y ligero”. De hecho, la carcasa es tan firme que puede sobrevivir a golpes y caídas sin sufrir daños.

El sencillo y casi inalterado Android 10 también es de fácil manejo. Los usuarios pueden acelerar las aplicaciones más utilizadas en los ajustes, de modo que estas se ponen en marcha más rápidamente cuando la inteligencia artificial anticipa su uso.

Pese al delgado diseño del dispositivo, la batería permite disfrutar de un día entero de consumo.

Lamentablemente, el atractivo diseño exterior no puede ocultar el hecho de que en el interior algunos componentes requieren optimización.

Empezando por la cámara: si bien el sensor es bueno y ha sido probado en varios dispositivos de gama media, en combinación con la aplicación suministrada solo ofrece fotos mediocres. Los colores son más bien apagados, y los detalles en las zonas más oscuras de la imagen carecen de nitidez. Según el fabricante, sus ingenieros están optimizando y ampliando las funciones de la aplicación. Hasta ahora, esta solo permite “Auto” y “Retrato”.

Desbloquear el teléfono es un poco incómodo. Como el Carbon 1 solo tiene seis milímetros de grosor, el sensor de huellas dactilares, montado en el lateral, también es muy delgado. Para solucionar este problema, el fabricante ha prometido una actualización del software. Además, el dispositivo cuenta con un solo altavoz.

Hay características de confort que en los dispositivos modernos están incorporados de serie y que faltan en el Carbon 1, entre otros la posibilidad de tocar el aparato para que la pantalla se despierte. También faltan las actualizaciones de seguridad.

En su sitio web, Carbon Mobile anuncia la incorporación del teclado Fleksy con protección especial de datos. Sin embargo, aún no ha obtenido la certificación necesaria de Google para poder instalarlo, por lo que los usuarios del Carbon 1 tendrán que conformarse mientras tanto con el teclado estándar que viene por defecto en gran parte de los dispositivos Android.

En resumen: el Carbon 1 Mk II es un modelo muy interesante. La carcasa de fibra de carbono es elegante y llama la atención. En este sentido, los creadores han logrado su objetivo principal: construir un teléfono inteligente ligero, delgado y resistente con un material revolucionario.

El Carbon 1 es una muestra de lo que es posible con la fibra de carbono como material. Lamentablemente, este primer modelo no consiguió trasladar a la experiencia de usuario el revolucionario salto realizado con el material.

En cuanto al software, el Carbon 1 apenas se diferencia de otros dispositivos. El “Android puro”, sin modificaciones ni retoques, impide cualquier diferenciación real de la competencia en términos de aspecto y características.

Para los 800 euros (aproximadamente 950 dólares estadounidenses) que cuesta, el dispositivo es un poco anodino. Algunas de las características prometidas en el sitio web aún están por llegar, por lo que el móvil da la impresión de no estar del todo acabado.

El Carbon 1 Mk II, por lo tanto, será una buena opción de compra para aquellos usuarios con alma de pioneros.

Por Till Simon Nagel (dpa)