El juez rechaza la solicitud de quiebra de la NRA en Texas

Nueva York (tca/dpa) – Un juez rechazó el martes el intento de la Asociación Nacional del Rifle de declararse en bancarrota en Texas, dictaminando que la audaz maniobra era un intento de evitar la supervisión de la fiscal general del estado de Nueva York, Letitia James.

El juez de quiebras del Distrito Norte de Texas, Harlin Hale, escribió que el esfuerzo de la NRA por reincorporarse en el Estado de la Estrella Solitaria se hizo de mala fe. El otrora formidable grupo armamentístico hizo la maniobra para obtener una ventaja indebida sobre la oficina de James, que está apuntando a su disolución, escribió Hale.

“El tribunal está muy preocupado por este caso porque su propósito es evitar la disolución que se está buscando como remedio en una acción reguladora del estado”, escribió Hale.

La NRA ha calificado la demanda de James presentada en el Tribunal Supremo de Manhattan como “una amenaza existencial”. Pero el juez dictaminó que la ley “no proporciona refugio contra este tipo de amenaza”.

Un juicio de 11 días sobre la oferta de bancarrota de la NRA, que contó con el testimonio del CEO de la NRA, Wayne LaPierre, dejó al juez preocupado por “la divulgación, la transparencia, el secreto, los conflictos de intereses de los funcionarios y los abogados litigantes, y la inusual participación de los abogados litigantes en los asuntos de la NRA”, escribió.

James elogió el fallo.

“Semanas de testimonios han demostrado que la NRA y Wayne LaPierre simplemente presentaron el Capítulo 11 de bancarrota para evitar la responsabilidad”, dijo James.

“La orden de hoy reafirma que la NRA no puede dictar si y dónde va a responder por sus acciones. La podredumbre es profunda, por lo que ahora volveremos a centrarnos y a continuar con nuestro caso en el tribunal de Nueva York. Nadie está por encima de la ley, ni siquiera una de las organizaciones de presión más poderosas del país”.

En el juicio se presentaron pruebas impactantes de la mala gestión de LaPierre y del abuso del dinero de los 5 millones de miembros de la NRA.

LaPierre realizó viajes de lujo en los yates de un amigo rico -apodados Illusions y Grand Illusion- a pesar de que el amigo también tenía un lucrativo contrato con la NRA. LaPierre utilizó los yates como refugio cuando surgió la indignación pública por los tiroteos en las escuelas.

LaPierre apareció a través de las pruebas como un ejecutivo mimado que se daba la gran vida, rodeado de seguridad.

No es, según las pruebas, un hombre con recursos, con armas y versado en el arte de la autodefensa. Los vídeos mostraron que LaPierre no pudo dar un tiro de gracia a un elefante que sufría después de tres intentos durante un viaje de caza de lujo en Botsuana.

Admitió que se equipó con costosos trajes de lujo. Su esposa supuestamente tenía un “escuadrón de glamour” itinerante.

“Como reconoció el abogado de la NRA en el acta, hubo hechos dignos de risa durante este juicio”, escribió Hale.

El juez se mostró especialmente preocupado por la falta de comunicación entre los dirigentes de la NRA antes de que LaPierre decidiera declararse en quiebra.

“Excluir a tanta gente del proceso de decisión de declararse en bancarrota, incluyendo a la gran mayoría de la junta directiva, al director financiero y al consejero general, es nada menos que chocante”, escribió Hale.

La NRA dice que sigue siendo financieramente saludable y lanzó una “corrección del curso” en 2017 para poner en orden sus asuntos.

By Stephen Rex Brown, New York Daily News