Connect with us

Década 2020

El Fairphone 3+, un nuevo viejo conocido

Publicado

el

Carcasa del Fairphone 3+

La carcasa del Fairphone 3+ es de plástico. Foto: Christoph Dernbach/dpa

(dpa) – En todo el mundo, unos 3.500 millones de personas poseen un teléfono móvil. En promedio usan el dispositivo dos años y medio para luego comprarse un nuevo modelo. Fairphone se opone a esta tendencia y apuesta a la sostenibilidad.

La compañía holandesa aspira a que sus clientes utilicen sus móviles el mayor tiempo posible, lo reparen si es necesario y sustituyan los componentes más importantes por módulos mejorados.

Ante este escenario, es lógico que, de forma paralela al lanzamiento de su nuevo modelo, Fairphone también haya presentado un concepto de cómo sus clientes pueden beneficiarse de las innovaciones.

El nuevo Fairphone 3+ se corresponde en gran parte con el modelo anterior. Pero se mejoraron el módulo de la cámara y el sistema de audio, como se demostró en el test de prueba del nuevo teléfono celular.

Los módulos mejorados no solo encajan en el nuevo modelo. Los dueños del Fairphone 3 pueden comprarlos de forma separada y ensamblarlos ellos mismos en su dispositivo porque la tercera generación de Fairphone fue desarrollada de forma modular.

El móvil viene con un pequeño destornillador, no solo como símbolo político, sino como una herramienta necesaria para la práctica.

El plástico estable domina

Otros fabricantes de móviles construyen sus teléfonos inteligentes con metal o vidrio. Fairphone no puede presumir de eso. La carcasa del 3+ parece un poco tosca, pero transmite una impresión de ser extremadamente estable. El plástico es más fácil de trabajar que el aluminio.

Además, demanda menos energía y materias primas, y la mitad del material proviene de plástico reciclado. La parte trasera de la carcasa del Fairphone se puede retirar sin necesidad de apelar a herramientas y permite acceder a siete módulos que pueden ser reemplazados por cada usuario.

Los módulos están claramente etiquetados para que ni los aficionados se sientan sobrepasados.

El 3+, al igual que el modelo Fairphone 3, cuenta con una pantalla de 5,65 pulgadas Full HD con tecnología LCD que ofrece una calidad decente, también desde distintos ángulos de mirada.

Posee un procesador de ocho núcleos, el Snapdragon 632 de Qualcomm. La interfaz Android corre de forma fluida, pero el chip de rango medio tiende a sobrecargarse en aplicaciones con gráficos exigentes o en actividades de multitareas intensivas.

La batería dura hasta dos días

Fairphone equipó el dispositivo con una memoria RAM de 4 gigabytes (GB) y una memoria de almacenamiento de 64 GB que puede expandirse con una tarjeta Micro SD.

Los holandeses no modificaron nada en la batería, que cuenta con una capacidad de 3060 mAh y permite al Fairphone 3+ durar ocho horas de uso intensivo. En un uso más reducido, la batería debe ser recargada recién después de dos días.

En el test de práctica se observa de inmediato que el Fairphone mejoró la definición de su cámara principal de 12 a 48 megapíxeles (MP). De esta forma, no se comprimen tantos detalles de la imagen como en el modelo anterior.

Con suficiente luz, los resultados de la imagen son muy buenos, incluso si las imágenes tienen un ligero tono azul en algunas situaciones de exposición.

A diferencia de su antecesor, el Fairphone 3+ mejora el seguimiento de objetos y la optimización de la escena. Aunque no posee un zoom óptico, el zoom digital que trae es lo suficientemente bueno.

El modo retrato tampoco es malo si cuenta con suficiente luz para iluminar la escena. En casos de poca luz, el nuevo Fairphone muestra cierta dificultad para enfocar el tema u objeto seleccionado en la pantalla.

El módulo de la cámara principal, por 60 euros

Los usuarios de Fairphone 3 pueden acceder a la nueva cámara principal por 60 euros (70 dólares). La nueva cámara delantera, cuya resolución fue duplicada de ocho a 16 MP, puede ser adquirida por unos 35 euros (40 dólares). Si se cambian ambos módulos a la vez, el costo total es de 70 euros (82 euros).

La empresa holandesa trata de desarrollar la mayor cantidad de componentes posible de forma justa y amigable con el medio ambiente a lo largo de toda su cadena de suministro. La firma también asegura que la producción en China se lleva a cabo bajo condiciones de trabajo justas.

El Fairphone 3+ cuesta 469 euros (555 dólares) y posee dos años de garantía. Como el modelo anterior, es fácilmente reparable y el usuario puede reemplazar él mismo la batería.

Por Christoph Dernbach (dpa)

 

Advertisement

LO MÁS VISTO !!