El aumento de pecho por vía axilar

La cirugía de aumento de senos vía axilar, también conocida como mamoplastia de aumento transaxilar, es el método más elegido en los últimos años por los pacientes que quieren mejorar el tamaño y/o la apariencia de sus senos. Con esta técnica, se coloca el implante a través de la axila del paciente, evitando posteriores cicatrices en los pechos.

¿En qué consiste la operación?

El mismo día de la intervención, el médico dará un sedante suave al paciente y esperará unos minutos a que haga efecto para llevarle a la sala de operaciones. Mientras recibe anestesia general, el paciente es entubado por medio de un anestesista que inserta un canal de respiración a través de la garganta.

A lo largo del procedimiento se administrarán medicamentos intravenosos para asegurar la sedación durante todo el proceso. Una vez sedado, el cirujano hará una pequeña incisión en la parte posterior de la cúpula axilar para iniciar el proceso y realizará un túnel de acceso vertical que cruce de forma perpendicular todas las fibras nerviosas.

La colocación de los implantes mediante esta cirugía se hace por debajo del músculo y no suele tardar más de una hora, por lo que el paciente puede volver a casa unas horas después de la intervención. Aún así, es recomendable que acuda acompañado a la operación, ya que la anestesia puede dejarle algo aturdido.

Beneficios del aumento de senos a través de la axila

La operacion de pecho por vía axilar conlleva varias ventajas, siendo la más conocida la ausencia de la cicatriz en la mama. Con esta técnica, la cicatriz queda escondida en el pliegue natural de la axila, por lo que con el tiempo será prácticamente invisible.

Para muchos profesionales de la cirugía estética, la ventaja más importante, la que justifica que el cirujano tenga una formación acorde para llevarla a cabo, es que por la vía axilar se accede al plano retropectoral directamente. No hay necesidad de que se vea afectada la glándula mamaria.

En el resto de métodos, ya sea areolar o submamario, el cirujano estará obligado a hacer una o varias incisiones en la areola o en la piel, en la glándula y finalmente en el músculo. Algo que se evita con el túnel de acceso vertical que se extiende desde la axila.

Con esta metodología, existe un menor riesgo de infección. Según varios profesionales, la vía de acceso con mayor riesgo es la periareolar, ya que la zona de la areola y el pezón tiene mayor concentración de bacterias.

En la vía axilar, el médico puede controlar el sangrado durante la intervención de una forma más fácil, por lo que disminuye la posibilidad de que aparezcan hematomas, seromas y contracturas capsulares durante la misma.

El riesgo de cicatrización en la zona es muy bajo, por lo que el paciente puede ducharse y reanudar sus actividades normales dos días después de la cirugía. Además, podrá ir a la playa o a la piscina sin que nadie note que acaba de realizarse una operación quirúrgica.

Por último, mediante este método, las mujeres podrán continuar con la lactancia materna en el caso de que se encuentre en este periodo en la fecha de la operación. Sufrirá menos dolores después de la operación y no requerirá de ninguna ayuda especial.

Cuidados después de la intervención

Los puntos de sutura de debajo de los brazos suelen retirarse dos semanas después de la cirugía. Durante ese tiempo, el paciente deberá asistir a exámenes regulares. Tras los primeros días, algunos pacientes pueden experimentar dolor, por lo que se recomienda por parte del médico la toma de analgésicos antes y después de la cirugía.

Normalmente, el paciente puede reanudar su rutina diaria y volver al trabajo después de la primera semana. Mientras tanto, se recomienda tener un amigo o familiar a mano para que le ayude en las tareas más laboriosas.

Durante este tiempo, deberá llevar una dieta saludable y evitar en la medida de lo posible fumar, ya que no es recomendable mientras tenga los puntos. Para acelerar la recuperación y evitar la aparición de hematomas se recomienda también un masaje postoperatorio.

Los implantes mamarios añadidos a través de las axilas son resistentes a traumatismos menores. Aún así, es recomendable durante el primer mes que el paciente evite la postura boca a bajo para dormir, así como levantar objetos pesados o levantar los brazos durante las dos primeras semanas.

En definitiva, estas son las cosas más importantes que debes saber sobre el aumento de pechos por vía axilar. Si tienes dudas entre las distintas metodologías consulta con tu experto de confianza y elige la que más se adapte a tus necesidades. Desde aquí, hemos querido acabar con algunos falsos mitos sobre el método por vía axilar, si cabe, más seguro y fiable que los demás.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies