El aceite de oliva, el oro líquido, calificación

Pocas cosas hay más nuestras que el aceite de oliva, pocos alimentos son más sanos y tienen tantas propiedades beneficiosas para la salud, pocos productos naturales poseen características organolépticas tan intensas y específicas. En un mundo en búsqueda constante de una alimentación cada día más saludable y sabrosa, el aceite de oliva ocupa un lugar privilegiado y tenemos la inmensa fortuna de ser uno de sus principales productores en el mundo.

Pero no existe un solo tipo de denominación de este oro líquido y, aunque podemos hacer una clasificación en dependencia de su variedad, calidad, métodos de extracción, grado de acidez o características sensoriales, lo habitual es hacer una distinción desde el punto de vista comercial.

Según esta división, existe el aceite de oliva virgen extra, que es el de máxima calidad por conservar todas las características sensoriales (sabor, olor y color) y propiedades para la salud completamente intactas. Le sigue el aceite de oliva virgen (sin extra) que sigue siendo zumo de aceituna, sin aditivos ni conservantes, pero con algún defecto sensorial, el aceite de oliva ( a secas) cuando presenta una mezcla de aceites refinados y aceites vírgenes, por lo que es de más baja calidad, y el aceite de orujo, que es el de menor calidad, pero sigue siendo apto para el consumo humano.

Pero aún podemos hacer una distinción más por el grado de aceptación que está teniendo entre el gran público, y se trata del aceite de oliva ecológico, que no es otro que aquel que ha sido elaborado siguiendo el reglamento europeo de producción ecológica y etiquetado con el sello UE 2018/848.

¿Quieres comprar aceite de oliva ecológico? Si quieres disfrutar de todo el sabor y propiedades saludables de este jugo de los dioses, solo tienes que hacer clic en este enlace para entrar en Oliva del sur, la tienda online de aceite de oliva de referencia en internet. Aquí encontraremos el aceite de oliva ecológico, aquel que para su producción no ha sido sometido al uso de pesticidas ni plaguicidas sintéticos, con un control de las malas hierbas natural usando el pastoreo, utilizando abono natural y orgánico de origen animal o vegetal.

El aceite de oliva en el mundo

Los países que más aceite de oliva producen en el mundo son España e Italia que, junto a Portugal, Grecia, Tunez, Turquía y Marruecos, todos países mediterráneos, copan el 90 % de la producción mundial. En cuanto al consumo, está aumentando en todos los rincones del planeta, pero sobre todo en Estados Unidos, Australia, Japón o en Canadá.

Cada uno de estos países consumidores tienen platos en los que el aceite de oliva adquiere ya un valor fundamental, valga como ejemplo el del exquisito plato de fideos ramen japoneses. Si no sabes qué es el ramen, y no has probado nunca el ramen, en este enlace tienes toda la información sobre este característico plato y una guía de restaurantes donde probarlos, en la mayoría de ellos cocinados con aceite de oliva.

Pero no es el único plato fuera de la influencia mediterránea en que se incluye el aceite de oliva en su preparación, que como decimos cada vez es más popular. A continuación, recetamos un día entero con alimentos en los que el aceite de oliva es el verdadero protagonista y viene compuesta con platos de diferentes países.

Comenzaremos con un desayuno a base de tortitas de aceite, tan características de los Estados Unidos, un aperitivo a media mañana de aceitunas gordales de Galicia. Con el primer plato, vamos a deleitarnos con una receta india consistente en Langostinos con coco, curry y aceite de oliva virgen extra (AOVE).

Para el segundo plato, recurriremos a las famosas salchichas especiadas alemanas con pimiento y AOVE, para cenar nos vamos hasta China, con un delicioso atún agridulce con AOVE y fideo crujiente, y para terminar, un helado de aceite de oliva y una copa, británica, de aceite de oliva.

Los vinos, el alimento líquido, también característico de nuestro país

Si el aceite de oliva no puede faltar en los mejores platos, el vino será la mejor elección a la hora de decidirnos por la bebida, y es que en España también somos grandes productores del producto de la fermentación de la uva, guardianes de una larga tradición vinícola y, por tanto, conocedores y amantes de su sabor y propiedades saludables.

La variedad de tipos que podemos encontrarnos dentro de nuestras fronteras es enorme; vinos blancos jóvenes afrutados, secos con madero y secos naturales, vinos dulces, espumosos, generosos secos, rosados, vinos tintos de crianza, jóvenes, de reserva, de gran reserva o de roble.

Después encontramos otra distinción que tendrá que ver con su origen, sin contar con la definición de vinos de mesa. Dentro de la más sencilla y menos exigente en cuanto a autorizaciones y legislaciones, nos encontramos con que los vinos de calidad están sujetos a la producción de una región determinada, según criterios de sus sellos correspondientes, que son; G.P que denomina a la Indicación Geográfica Protegida, O de Denominación de Origen, O.C de Denominación de Origen Calificada, y los vinos de Pago que se refiere a la indicación geográfica española para vinos que garantiza la procedencia de las uvas de una zona geográfica con unas características edáficas específicas.

Para conocer y distinguir los vinos, podemos asistir a cursos, catas, o a visitar una bodega. Para este último caso recomendamos visitar una bodega de Navarra, y es que visitar bodega navarra como las de Alconde, a la que redirige este enlace, significa entrar de lleno en el mundo del vino, en su modo de vida y en cómo los seres humanos nos relacionamos con este arte milenario.

Con la visita a una bodega tendremos la oportunidad de disfrutar del vino más allá de su sabor, podremos aprender a analizar las fases del vino, podremos realizar distintos tipos de catas, con diferentes maridajes, es así mismo una forma especial y diferente de celebrar una fecha concreta, de realizar una escapada cultural, un regalo perfecto para la pareja o una excusa ideal para salir con los amigos.

Podremos realizar catas directamente de las cubas, acompañar las catas con tapas y comidas típicas de la región, que como sabemos son del todo exquisitas, e incluso podremos participar a alguna de las actividades que los bodegueros  proponga, como por ejemplo, si es la época, realizar un curso acelerado de poda o seguir todo el proceso de fermentación y embotellado.

 

Comparte la noticia !!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies