Edición de vídeos: cómo transformar los clips en una gran película

edición video
Foto: Christin Klose/dpa

(dpa) – Elegir un programa de edición de vídeo adecuado no es tan simple y representa el primer obstáculo para los principiantes.

“Comprar un programa de edición profesional por varios cientos de euros sin tener conocimientos previos puede ser muy frustrante”, señala Rainer Schuldt, de la revista alemana especializada “Computer Bild”.

Schuldt opina que la gran cantidad de funciones y un manejo no siempre completamente intuitivo pueden abrumar rápidamente.

Según el experto, no hay que gastar mucho dinero para obtener una buena herramienta. Para los usuarios de Mac, iPhone o iPad existe iMovie, un programa de edición gratuito para principiantes, muy fácil de usar.

“Si no se quiere interferir demasiado en los colores o hacer una edición muy minuciosa del sonido, este programa es suficiente”, señala el productor de vídeo Markus Valley.

“En el caso de tabletas como el iPad, también se suma el hecho de que las aplicaciones pueden ser operadas a menudo con un lápiz digital como el Apple Pencil, que permite una edición muy precisa de los clips, explica Sébastien Bonset, de la revista alemana de informática “t3n”.

Bonset nombra a Filmorago como ejemplo de una exitosa aplicación de edición de vídeo gratuita para Android. En tanto, para los dispositivos iOS recomienda la aplicación de pago Luma Fusion además de iMovie y Final Cut Pro para los usuarios de Mac.

Software de edición gratuito

Markus Valley recomienda dos programas gratuitos que están disponibles tanto para Windows como para Mac y Linux: el más sencillo Openshot y el más profesional Shotcut.

También es muy utilizado el programa Premiere de Adobe, pero solo con suscripción. “Además, la herramienta no es intuitiva”, subraya el experto, quien en ese caso aconseja comprar Adobe Elements por única vez.

Por su parte, Florian Soll, productor del grupo alemán de medios Heise Medien, recomienda otro editor de vídeo de Adobe. “El Premiere Rush tampoco es gratis, pero tiene la ventaja de que se ve igual tanto en el smartphone como en la computadora”, explica.

En tanto, para aquellos que quieran tomarse más en serio la edición de vídeos, los expertos recomiendan Davinci Resolve. Es gratis en su versión básica y funciona con Mac, Linux y PC.

Según Valley, la versión alcanza para rodar un largometraje, pero advierte que es bastante compleja para los principiantes. Estos podrán encontrar ayuda en cursos de Internet o incluso en los tutoriales del programa de su elección, como así también en explicaciones generales sobre técnicas de edición.

Florian Soll hace hincapié en la importancia de utilizar repetidamente las diversas técnicas y profundizar los conocimientos del software por ejemplo con la ayuda de vídeos de YouTube.

La práctica hace la perfección

Schuldt opina que para lograr una edición de vídeo exitosa se necesita paciencia y sensibilidad para hallar el efecto correcto y la música adecuada.

“La práctica hace la perfección”, destaca el especialista de la revista “Computer Bild”, remarcando que los principiantes demasiado impacientes difícilmente conseguirán resultados satisfactorios. Asimismo recomienda que antes de empezar a editar es conveniente elaborar una especie de guión.

También Bonset opina que es importante examinar bien todo el material. “¿Qué escenas se deben usar? ¿Cuánto tiempo deben durar los clips? Menos es casi siempre más y por eso habría que elegir para el proyecto los mejores clips”, recalca.

Valley resume que la edición es como un rompecabezas. Se cortan y se clasifican los clips y luego se tratan de unir en un todo coherente. “Se ve bien cuando se edita en movimiento. De esa manera, el corte es menos notorio que con una superposición de imágenes”, detalla.

Soll recomienda sobre todo a los principiantes no perder de vista el sonido. “Es importante, por ejemplo, mantener el volumen a un cierto nivel y evitar el ruido. También es conveniente separar la pista de sonido de la imagen en el programa de edición de vídeo”, resalta.

Primero el sonido, luego el corte

Si se comienza por el sonido antes del corte, es más factible lograr efectos particularmente bonitos. “Se extiende la banda sonora un poco más y se inserta algo del sonido debajo de la última imagen antes de continuar con el siguiente cuadro”, explica Markus Valley.

Muchos programas ya vienen con música de fondo “libre de derechos”. Para aquellos que quieran usar este tipo de música, Valley sugiere mantener suavemente el sonido original, para que el sonido global no suene demasiado estéril.

“La música debe estar en concordancia con la escena”, remarca Rainer Schuldt. Acota que si por ejemplo se añade música tecno fuerte a una toma de un paisaje tranquilo se destruye la escena convirtiéndola en poco creíble.

En general, los expertos se pronuncian contra el uso de demasiados efectos o transiciones prefabricadas, ya que a menudo parecen poco profesionales, distraen del vídeo real y pueden arruinar la atmósfera.

Por Bernadette Winter (dpa)