Divorcio de Bill Gates, ¿quién se queda con la mansión de 66.000 metros cuadrados?

Los Ángeles (dpa/tca) – Con la bomba del divorcio de Bill y Melinda Gates aún resonando, comienza el proceso de reparto de la cuarta fortuna más grande del mundo.

Según Forbes, el patrimonio neto del cofundador de Microsoft Corp. asciende a casi 130.000 millones de dólares, una enorme suma que incluye la mayor fundación benéfica familiar del mundo, una lucrativa empresa de inversiones personales y una colección de bienes inmuebles que rivaliza con cualquiera del país.

Además de 242.000 acres de tierra de cultivo, la pareja posee un montón de mansiones por todo el país que han ido recopilando durante las últimas tres décadas, incluyendo casas en Washington, California, Montana y Florida.

Su propiedad más impresionante se encuentra en Medina, un pequeño suburbio de Seattle cuyo reclamo a la fama es que alberga al cofundador de Microsoft, así como al director ejecutivo de Amazon, Jeff Bezos.

Valorada en más de 130 millones de dólares, la mansión tecnológica -apodada Xanadú 2.0- tiene 66.000 pies cuadrados y acumula una factura anual de impuestos sobre la propiedad de más de un millón de dólares.

Dependiendo de cómo se desarrolle el proceso de divorcio, la futurista casa inteligente -que cuenta con una piscina de 18 metros, una biblioteca con puertas secretas y una sala de trampolín- podría salir a la venta.

Según los documentos de divorcio obtenidos por TMZ, la pareja pidió al tribunal que dividiera sus bienes basándose en un contrato de separación y no menciona un acuerdo prenupcial. El documento fue presentado en el condado de King, Washington – un detalle clave porque Washington, junto con California, es uno de los nueve estados de propiedad comunitaria.

En los estados de bienes gananciales, las parejas que se divorcian están obligadas a dividir a partes iguales todos los bienes adquiridos durante su matrimonio, dijo Colleen Sparks, abogado principal de derecho de familia en Talkov Law. Como los Gates compraron todas sus casas después de su matrimonio en 1994, ninguno de los dos puede reclamar la propiedad completa de ningún bien.

Si Bill y Melinda no pueden llegar a un acuerdo para comprar al otro la mansión de Medina, dijo Sparks, un tribunal podría forzar la venta de la casa, sacando al mercado una de las propiedades más notables del país.

Es bastante habitual que las parejas que se separan vendan las casas que poseían juntas, y hay muchos precedentes en el ámbito inmobiliario del sur de California, lleno de famosos.

Entre las parejas más destacadas que han puesto sus propiedades en el mercado tras el divorcio se encuentran Katy Perry y Russell Brand, Heidi Klum y Seal, Ryan Reynolds y Scarlett Johannson, y Christina Aguilera y Jordan Bratman.

“Generalmente, cuando hay tantas propiedades en juego, los propietarios acaban vendiendo al menos algunas de ellas. Pero es probable que la casa de los Medina sea la última en desaparecer”, dijo Sparks.

Ellen Griffith, una agente inmobiliaria que se ocupa de los clientes divorciados, dijo que, dado que todas las casas que poseen los Gates se compraron después de su matrimonio, debería haber un reparto al 50%.

Pero, como siempre, se trata de ver quién tiene los mejores abogados.

“Ambos pueden permitirse lo mejor de lo mejor”, dijo. “Será una batalla interesante”.

Roy Doppelt, abogado de Doppelt & Forney en San Diego, dijo que podrían surgir tres complicaciones al dividir las casas: la gestión de la propiedad, la valoración de la propiedad y la distribución de la propiedad.

Los dos futuros ex tendrán que estudiar el valor justo de mercado de cada casa, el impuesto sobre las ganancias de capital que se verían obligados a pagar si venden y los gastos que se derivan del mantenimiento de las propiedades en caso de que decidan no venderlas.

Los documentos de divorcio de los Gates solicitan una fecha de juicio para abril de 2022, pero Doppelt predice que buscarán una mediación privada para mantenerse al margen de los tribunales públicos.

Además de su casa principal en Medina, los Gates poseen tres casas en California. En 1999, desembolsaron 12,5 millones de dólares por un lugar de 13.600 pies cuadrados en la ciudad turística de Indian Wells, según los registros.

En 2014 hicieron otro desembolso de 18 millones de dólares en la granja de caballos de Jenny Craig, de 229 acres, con cuatro establos de 30 puestos y una pista de carreras de tierra de tres cuartos de milla.

Su compra más cara en California se produjo el año pasado, cuando pagaron 43 millones de dólares por una casa frente al mar en Del Mar con 120 pies de playa. Fue la segunda venta de casa más cara en la historia del condado de San Diego.

Jack Flemming, Los Angeles Times