Cumbre especial de la UE en Bruselas ante posible fracaso

Bruselas, 19 jul (dpa) – La disputa entre los estados de la Unión Europea por el multimillonario paquete de ayuda financiera para combatir la crisis generada por la pandemia de coronavirus se convirtió hoy en prueba de nervios.

En el tercer día de la cumbre especial en Bruselas, la canciller alemana, Angela Merkel, y otros jefes de Estado y de Gobierno luchan hora a hora en las conversaciones preliminares por una solución de compromiso. La sesión de los 27 estados, en tanto, se posterga una y otra vez.

Ya al inicio del día, Merkel tampoco descartó un fracaso. “No puedo decir si lograremos una solución”, dijo. El presidente francés, Emmanuel Macron, se pronunció en términos similares, pero, al igual que Merkel presiona para lograr un acuerdo.

De todas maneras, los negociadores estiman que las posibilidades están en 50/50. Las conversaciones avanzan con dificultad, trascendió desde la delegación francesa.

En realidad, la cumbre que comenzó el viernes iba a durar sólo dos días, pero hasta el sábado a la noche no se había llegado a un acuerdo sobre el presupuesto y el paquete de ayuda.

Se trata de un programa coyuntural y de inversiones para financiar deudas por unos 750.000 millones de euros y del nuevo marco presupuestario de la UE por siete años por más de un billón de euros.

El gran punto de discordia hoy, según trascendió, es cuánto del programa de 750.000 millones de euros se concederá como ayudas que los estados no deben reembolsar.

Austria, Dinamarca, Suecia y Holanda prefieren destinar una suma pequeña a este fin, con condiciones estrictas y fuertes controles. Así quieren conseguir que países como Italia y España lleven adelante sus reformás más rápidamente.

En un principio, estaban previstas ayudas por 500.000 millones de euros, pero el sábado el jefe del Consejo, Charles Michel, propuso 450.000 millones. Los cuatro países mencionados proponen claramente menos.

Sin embargo, según fuentes diplomáticas, Merkel y Macron no quieren bajar de los 400.000 millones de euros. Insisten en la dimensión sin precedentes de la recesión causada por la pandemia y la necesidad de ayuda de los países fuertemente afectados como Italia y España.

Macron dijo hoy que aún es posible alcanzar un acuerdo, pero añadió: “Digo muy claramente que esto no ocurrirá a costo de la ambición europea”. También el primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis, subrayó que la ambición no se debe perder.

La canciller alemana señaló: “Existe mucha buena voluntad. Pero también hay muchas posiciones. Y por lo tanto lucharé por ello. Pero también puede ser que hoy no obtengamos ningún resultado”.

Un intento de mediación de Merkel y Macron con los cuatro países reticentes y Finlandia, que se alió con ellos, no tuvo éxito por la noche. Tras varios esfuerzos de alcanzar un compromiso, Merkel y Macron abandonaron la reunión juntos, trascendió desde la delegación francesa.

Tras ello, el ambiente se enturbió. Los cinco países reticentes lograron varias concesiones, pero querían aún más, trascendió. Junto al primer ministro holandés, Mark Rutte, también creció el perfil del canciller austríaco, Sebastian Kurz.

Alemania preside el Consejo de la Unión Europea desde el 1 de julio.