Cuidado, ver a tu pequeño como el mejor puede ser peligroso

Es todo un clásico que a ojos de los de la misma estirpe el pequeño de la casa sea siempre el más guapo, listo y espabilado de todos cuantos existen en la faz de la tierra.

Sin embargo, “este comportamiento tan común en los ascendientes de los pequeños, no es sino una obstáculo a la hora de detectar determinados patrones que pueden ser determinantes a la hora de detectar trastornos del neurodesarrollo o del aprendizaje” comentan desde el Centro GOA, especialistas en psicología, neuropsicología, psicopedagogía, psicomotricidad y logopedia.

Pero, pese a lo comentado anteriormente los adultos hacen oídos sordos y, continúan viendo a sus pequeños libres de unos trastornos que cada vez son más frecuentes. Entre los trastornos más frecuentes del neurodesarrollo se encuentran:

  • Trastorno del Espectro Autista (TEA), “quizás el más conocido por la poblaciónen general, es un trastorno neurobiológico que se manifiesta en forma de dificultades en la comunicación e interacción social, así como en la flexibilidad de pensamiento y conducta”.
  • Síndrome de Asperger, al igual que el caso del TEA se presentan limitaciones en las capacidades de relación y comportamiento social, pero son variables, aunque afectan a su desarrollo social, emocional y conductual.
  • Trastorno específico del lenguaje (TEL), se trata de trastornos íntimamente relacionados con el desarrollo del lenguaje de forma lenta, limitada o de manera desviada, no siendo debido a causas neurológicas o físicas demostrables, ni a problemas de audición, retrasos mentales o trastornos generalizados del desarrollo.

Además de los tres anteriores, “existen otros como el Trastorno de la Tourette, caracterizado por la aparición de tics motores múltiples unidos a uno o más tics vocales, cada vez más frecuentes. Asimismo, y por desgracia, también se ha producido un aumento del número de síndromes genéticos, como el Síndrome X-Frágil, el Síndrome Angelman, el Síndrome de Rett, y las alteraciones cromosómicas”.

Entre los trastornos del aprendizaje más comunes se encuentran:

  • Trastorno de aprendizaje no verbal (TANV), caracterizado por la alteración de la percepción táctil y visual, así como en la psicomotricidad.
  • Trastorno por déficit de atención con o sin hiperactividad (TDAH), es uno de los trastornos neurobiológicos más frecuentes.

“Los trastornos de lectura o dislexia, los de la escritura o disgrafía, así como el trastorno del cálculo o discalculia completan la lista de trastornos del aprendizaje más usuales”.