Covid-19: Medidas más duras en Japón

Covid-19(EP) – El Gobierno de Japón ha acordado este viernes proyectos de ley para penalizar a quienes no cumplan con las medidas de seguridad ante la COVID-19, incluso con condenas de cárcel en caso de negarse a ser hospitalizado.

En un nuevo esfuerzo por contener la propagación del coronavirus, el Gobierno espera empezar la próxima semana a negociar esta modificación de la legislación con los partidos de la oposición, para poder llevarla al Parlamento en febrero, si bien algunas de las formaciones ya han manifestado que la consideran excesiva, informa agencia Kiodo.

En concreto, el primero de los proyectos de ley para hacer frente a la COVID-19 aboga por permitir a las autoridades locales tomar “medidas intensivas” en una situación menos grave que un estado de emergencia.

De este modo, los gobiernos de las prefecturas de Japón podrían exigir a las empresas que reduzcan sus horarios y en caso de que se nieguen expedir multas de hasta 300.000 yenes (más de 2.300 euros), que podrían llegar hasta 500.000 yenes (más de 3.900 euros) en caso en situación de emergencia.

Asimismo, el proyecto de ley contempla multas de hasta 200.000 yenes (más de 1.500 euros) en caso de que las empresas rechacen las inspecciones.

El segundo proyecto de ley para modificar la legislación frente a las enfermedades infecciosas, incluye condenas de prisión de hasta un año o sanciones de hasta un millón de yenes (más de 7.900 euros) para aquellas personas que rehúsen a ser hospitalizadas.

La propuesta de modificación también otorga más poder al Estado y los gobiernos de las prefecturas para emitir advertencias a los centros hospitalarios para que acepten a pacientes COVID-19. Además, permite publicar los nombres de las instalaciones que no obedezcan esta medida.

El primer ministro de Japón, Yoshihide Suga, ha asegurado que han aprobado los proyectos de ley después de tener en cuenta las opiniones de los partidos, incluidos los de la oposición. “Me gustaría pedir al Parlamento que lo debatiese rápidamente”, ha reclamado.

Así, el anuncio de la medida llega cuando los municipios se enfrentan a la escasez de camas en los hospitales debido al aumento de pacientes afectados por la pandemia, ante lo que la Asociación Médica de Japón ha mostrado su preocupación por la emisión de avisos a los centros que no puedan recibir a estos pacientes debido a su tamaño o falta de personal.

En este sentido, el ministro de Salud, Norihisa Tamura, ha precisado que el Gobierno no emitirá los avisos a los centros que no estén preparados y no les obligará a aceptar a los pacientes.

ESTADO DE EMERGENCIA

Debido al aumento de la curva de contagios, el Gobierno nipón ha declarado el estado de emergencia en Tokio y otras diez prefecturas.

Asimismo, ha solicitado a la población que se quede en sus casas y ha pedido a los establecimientos hosteleros que reduzcan sus horarios de atención, si bien, por el momento, no existen sanciones por no cumplir con estas demandas.

Desde el inicio de la pandemia, más de 4.800 personas han fallecido en el país y se han contabilizado más de 350.000 casos.