Claves para entender la sínfisis púbica del embarazo

Un cinturón pélvico puede ayudar contra los dolores de la sínfisis durante el embarazo. Foto: Christin Klose/dpa-mag

(dpa) – Un tirón a cada paso: Algunas embarazadas ya no pueden caminar sin dolor en el área del pubis, lo que por lo general se debe a una denominada disfunción de la sínfisis púbica.

La buena noticia es que, en la mayoría de los casos, esto no representa un motivo de preocupación. No implica peligro para el bebé y generalmente las molestias desaparecen pronto después del parto.

No obstante, estos dolores limitan a las mujeres que los padecen. ¿Qué puede ayudar? Aquí las principales preguntas y respuestas en este tema.

¿Qué es exactamente una disfunción de la sínfisis púbica?

La pelvis se compone, para expresarlo de manera sencilla, de dos mitades: en la parte delantera se mantiene unida por la sínfisis y en la parte trasera, por las articulaciones sacroilíacas.

“La sínfisis se compone de fibrocartílagos y debe entenderse como una unión tensa y firme, pero no tan fuerte como los huesos”, explica el catedrático Hermann Locher.

“Por lo tanto, existe una cierta flexiblidad”, explica el especialista en cirugía y ortopedia, así como vicepresidente de la Sociedad Alemana de Medicina Manual.

Durante el embarazo, las hormonas generan que el tejido conjuntivo se distienda, y de esta manera también la sínfisis y las articulaciones sacroilíacas.

Por lo tanto, el anillo pélvico gana ductilidad, en preparación para el embarazo. Pero en algunas mujeres esto también puede llevar a la dolorosa disfunción de la sínfisis púbica.

¿Cuáles son los síntomas?

Los dolores directamente debajo del pubis, sobre todo al caminar, subir escaleras y la realización de otros esfuerzos físicos. “Algunas embarazadas ya no pueden caminar sin dolor”, señala Christian Albring, presidente de la Asociación de Ginecólogos de Alemania.

Hermann Locher explica que quien presente estos síntomas puede concurrir a su ginecólogo, al médico generalista o al traumatólogo. “Finalmente debería recurrir a un médico o terapeuta de medicina manual”, indica.

¿Cómo se trata la disfunción de la sínfisis púbica?

La fisioterapia puede ser de ayuda durante el embarazo. Según explica Locher, estabiliza la musculatura de la espalda y del abdomen, así como el suelo pélvico.

“En casos severos, el cinturón pélvico puede ayudar”, apunta el especialista. Se trata de una especie de faja ancha que se lleva ceñida alrededor de las caderas y sencillamente mantiene comprimida la sínfisis distendida. El cinturón pélvico puede ser prescrito por un médico.

Christian Albring recomienda a las embarazadas que se cuiden. “Los medicamentos antiinflamatorios permitidos durante el embarazo, así como el calor, pueden ayudar de ser necesario”.

¿Es riesgosa la disfunción de la sínfisis púbica?

Locher señala que no es peligrosa para la mujer ni para el bebé. Y explica que se trata de las llamadas patologías funcionales, que no tienen un efecto negativo sobre el curso del embarazo ni el desarrollo del bebé.

“En todo caso son molestas y dolorosas y también pueden provocar fuertes limitaciones en las actividades habituales”, indica el traumatólogo y cirujano.

Asimismo el ginecólogo Christian Albring afirma: “No existe un peligro para el bebé”. De todas maneras, puede volverse necesaria una césarea, para evitar una ruptura de la sínfisis.

¿Porqué algunas mujeres la padecen y otras no?

Esto depende de la estructura del tejido conjuntivo y cuán fuertemente se distienda en el embarazo a causa de las hormonas. Por lo tanto, puntualiza Locker, no se puede pronosticar quién sufrirá de una disfunción de la sínfisis púbica y quién no.

Albring afirma: “Este fenómeno es algo más frecuente en el segundo o en el tercer hijo, porque a veces la sínfisis ya fue exigida por los nacimientos anteriores”.

¿Puede prevenirse una distensión de la sínfisis?

No existe un método de prevención. Locher recomienda la actividad deportiva, en caso necesario bajar de peso y una alimentación saludable. Albring también aconseja a las embarazadas que se tomen en serio las primeras señales y se cuiden.

¿Cómo librarse del dolor?

Generalmente, las molestias desaparecen solas entre dos semanas y tres meses después del parto, aunque en algunos casos puede extenderse un poco más. “Por lo general la sínfisis vuelve a estabilizarse y no presentar dolor después de seis meses como máximo”, dice Locher.

¿Qué es una ruptura de la sínfisis?

Esto se refiere a la ruptura del fibrocartílago, lo que puede suceder generalmente en accidentes o en muy contados casos también durante el parto.

Albring describe los síntomas como típicos dolores fuertes y punzantes detrás del pubis, que se agudizan aún más con cada contracción. Por lo tanto, estar de pie y caminar después del parto puede ser muy doloroso, al igual que cada cambio en la posición corporal.

Locher comenta que el tratamiento de todo el cuadro consiste generalmente en la utilización del cinturón pélvico, a lo que se suman fisioterapia y reposo. En casos muy severos, cuando la pelvis se vuelve inestable, la paciente debe ser intervenida quirúrgicamente.

Por Elena Zelle (dpa)