Cinco años de prisión por abusar sexualmente de su nieta

Juzgados de Oviedo. – EUROPA PRESS

(EUROPA PRESS) – El acusado de abusar sexualmente de su nieta mientras la cuidaba cuando los padres de la niña estaban trabajando, en Oviedo, ha reconocido este miércoles los hechos que le imputaban el Ministerio Fiscal y la acusación particular y ha aceptado una condena de 5 años y 1 día de prisión, 6 años de alejamiento y prohibición de comunicación y 5 años de libertad vigilada.

La vista oral estaba señalada en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial, con sede en Oviedo, a las 10.30 horas, aunque el reconocimiento de los hechos por parte del acusado ha evitado su desarrollo.

En fechas no determinadas situadas entre los años 2008 y 2013, el acusado, nacido en 1947, acudió diversos sábados al domicilio en el que su nieta, nacida en 2001, reside en Oviedo, para cuidar de la niña y de su hermano mientras los padres de los pequeños se ausentaban del domicilio para ir a trabajar.

En esas ocasiones, el acusado, aprovechando el parentesco y la relación de confianza existente con su nieta, abusaba sexualmente de ella. Hechos similares se repitieron en el domicilio del acusado, también en Oviedo.

La menor inició en 2019 tratamiento psicológico. Con fecha 9 de febrero de 2019 se dictó auto por el Juzgado de Instrucción nº 2 de Oviedo adoptando respecto del acusado, entre otras medidas, la prohibición de aproximarse a su nieta, a su domicilio, centro de estudios o cualquier otro lugar frecuentado por la misma, a una distancia inferior a 500 metros, así como la prohibición de comunicarse con la misma por cualquier medio o procedimiento.

Los hechos fueron considerados constitutivos de un delito continuado de abusos sexuales a menor de 13 años del artículo 183.1y 4 d) del Código Penal, en relación con el art. 74, en la redacción dada por la LO 5/2010.

Tras reconocer los hechos, el acusado ha aceptado una condena de 5 años y 1 día de prisión, inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena así como la prohibición de acercarse a su nieta a una distancia inferior a 500 metros, a su domicilio o cualquier otro lugar en que se encuentre durante 6 años, así como la prohibición de comunicarse con ella por cualquier medio durante el mismo espacio de tiempo, y la medida de libertad vigilada durante 5 años, que se ejecutará con posterioridad a la pena privativa de libertad.