Biden celebra un mitin en Georgia para conmemorar sus 100 días en el cargo

Foto: Michael Brochstein/Polaris

Marietta, Georgia (dpa/tca) – El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, celebró el jueves por la noche el centésimo día de su presidencia en un mitin al aire libre en los suburbios de Atlanta, el lugar que no sólo lo impulsó a la Casa Blanca el pasado otoño, sino que permitió el éxito inicial de su administración.

Subiendo al escenario en medio de un estruendo de bocinas y con la vista puesta en una amplia zona de más de 300 coches aparcados, Biden se situó delante de grandes pancartas en las que se leía “Volviendo a la normalidad”, mientras celebraba los progresos realizados contra la pandemia de coronavirus.

Más allá del programa de vacunación ampliado que su administración ha puesto en marcha, Biden promocionó el Plan de Rescate Americano de 1,9 billones de dólares que promulgó en marzo y que permitió entregar 1.400 dólares en cheques de ayuda directa a millones de estadounidenses.

La envergadura de esta amplia legislación, que también incluía un crédito fiscal para las familias y fondos para los centros de vacunación masiva y las escuelas que traten de reabrir, fue posible gracias a la victoria de los demócratas en dos elecciones al Senado en Georgia en enero, que arrebataron el control del Senado a los republicanos y despejaron el camino para que Biden pudiera actuar a lo grande.

“¡Esos dos votos marcaron la diferencia!” dijo Biden, describiendo el proyecto de ley de alivio de la COVID como “una de las leyes más importantes” jamás promulgadas. “Se aprobó por un solo voto. Eso significa que le debemos un agradecimiento especial al pueblo de Georgia. Porque gracias a ustedes, el resto del pueblo estadounidense pudo obtener la ayuda que necesita”.

Los dos senadores que ganaron esas carreras, Raphael Warnock y Jon Ossoff, asistieron al mitin, patrocinado por el Partido Demócrata.

Biden instó a los votantes a ayudar a reelegir a Warnock el próximo año: “Hemos ganado el primer asalto, pero hay más”, dijo a la multitud.

También asistieron la alcaldesa de Atlanta, Keisha Lance Bottoms, y la excandidata a gobernadora Stacey Abrams, todas ellas en busca de consolidar el control demócrata en este estado tan disputado que será fundamental para decidir de nuevo el equilibrio de poder en las elecciones de mitad de mandato de 2022 y en la próxima contienda presidencial de 2024.

Georgia también ha estado en el centro de un debate nacional sobre el derecho al voto. El mes pasado, el gobernador Brian Kemp firmó una ley con nuevos cambios en las elecciones estatales, respaldados por los republicanos, que restringen el voto por correo y otorgan una mayor supervisión de las elecciones a las legislaturas estatales.

A corto plazo, Georgia ofreció a Biden su primera oportunidad de hacer una gira tras su discurso ante una sesión conjunta del Congreso el miércoles por la noche, en su intento de conseguir apoyo público para una agenda legislativa que es cada vez más ambiciosa y progresista.

Biden está ansioso por dar seguimiento a su proyecto de ley de alivio del coronavirus con otros 4 billones de dólares de inversiones en la infraestructura del país y la ampliación de los beneficios para los trabajadores y las familias.

Tras proponer hace semanas un paquete de infraestructuras de 2,25 billones de dólares, Biden ha presentado esta semana una propuesta complementaria para invertir otros 1,8 billones de dólares en subsidios que darían a todos los estadounidenses acceso a dos años de educación preescolar gratuita y a dos años de universidad comunitaria gratuita, al tiempo que garantizarían que las familias de bajos ingresos no paguen más del 7% de sus ingresos por el cuidado de los niños y ampliarían una serie de créditos fiscales y promulgarían una política federal más generosa de permisos familiares y médicos remunerados.

El “Plan de las Familias Americanas”, al igual que las inversiones propuestas en el “Plan de Empleo Americano” para mejorar las carreteras, los puentes, las líneas ferroviarias y los aeropuertos, se pagaría modificando el código fiscal para que los estadounidenses más ricos y las grandes empresas contribuyan más.

Biden y sus colaboradores han argumentado que las propuestas son “inversiones generacionales” que son fundamentales para asegurar que Estados Unidos tenga la “infraestructura humana” para la competitividad a largo plazo con China. Además, según la Casa Blanca, las inversiones impulsarán el crecimiento económico.

Mientras hablaba, un puñado de manifestantes le interrumpió, gritando sobre la inmigración: “¡Acaben las detenciones ya!”.

Antes del mitin, Biden voló a Plains, Georgia, para visitar al ex presidente Jimmy Carter y a su esposa, Rosalynn Carter.

Eli Stokols, Los Angeles Times