Batería del móvil: Cómo hacer para que dure más

batería del móvil
Foto: Andrea Warnecke/dpa

(dpa) – Ya se trate de un teléfono inteligente, un ordenador portátil o un cepillo de dientes eléctrico, muchos aparatos de uso cotidiano contienen baterías que se cargan y descargan constantemente: cada vez que se acaba la batería, hay que conectar el dispositivo a la toma de corriente. Pero, ¿cómo prolongar la vida útil de la batería?

Blasius Kawalkowski, de la revista especializada alemana “Inside-digital.de“, explica: “Las modernas baterías de iones de litio, que ahora se encuentran en todos los teléfonos inteligentes y ordenadores portátiles, tienen la mayor vida útil si su carga está siempre entre el 30 y el 80 por ciento”.

“Este llamado ciclo plano en un intervalo de carga limitado tiene un efecto positivo en la vida útil de las baterías de iones de litio, ya que así los materiales están sometidos a menos tensión”, señala Tobias Placke, del Centro de Investigación de Baterías MEET de la Universidad de Münster, refiriéndose a las ventajas de no cargar nunca la batería por completo y no dejar que se agote.

“Hoy en día, casi todas las baterías recargables tienen un sistema electrónico de carga. Este garantiza que, en caso de una descarga profunda, el dispositivo se apague para proteger la fuente de energía de un cortocircuito, por ejemplo”, explica Kawalkowski.

“Porque si el voltaje cae por debajo de la tensión final de descarga, la batería se dañará permanentemente”.

Este mecanismo de protección no debe anularse nunca volviendo a encender el teléfono móvil demasiado pronto.

Esto significa: si la batería se ha descargado tanto que el teléfono se ha apagado automáticamente, este no debe volver a encenderse en cuanto se conecte al enchufe, sino que es mejor esperar a que la batería haya recibido algo de corriente.

No exponer las baterías al frío o al calor extremos también prolonga su vida útil. “Las temperaturas frías pueden ralentizar el transporte de iones en la célula, lo que aumenta la resistencia en la batería y limita su uso”, explica Placke.

El experto añade que el calor intenso, a su vez, puede tener un efecto negativo en la vida útil de las baterías de iones de litio, ya que los materiales de la batería se degradan más. Por lo tanto, un teléfono móvil debe protegerse del frío extremo en invierno, al igual que del calor en verano.

La vida útil de una batería se mide en ciclos de carga y oscila entre 500 y 2000 ciclos de carga, dependiendo de la calidad de la misma.

Christian Just, de la revista alemana “Computer Bild”, explica que solo cuentan los procesos de carga completos o las descargas de entre un 20 y un 95 por ciento, y añade que “cargar el móvil por intervalos cortos” no perjudica la vida útil de la batería.

En general, las baterías son cada vez más potentes. El teléfono Nokia 3310, por ejemplo, lanzado en el año 2000, tenía una batería muy voluminosa con una capacidad de 900 miliamperios hora (mAh).

“El actual Samsung Galaxy S20 Ultra tiene una batería plana de 5.000 mAh”, enfatiza Kawalkowski, comparando las baterías de los teléfonos de hoy y de hace 20 años.

El hecho de que las potentes baterías de los móviles actuales deban recargarse más rápidamente se debe a sus características. “La pantalla es el mayor consumidor de energía”, señala Kawalkowski.

“Cuanto más grande sea y más alta sea su resolución, menor será la duración de la batería”, explica, y añade que además hay muchas aplicaciones que aumentan el consumo de energía si se utilizan durante varias horas al día.

Si se usan baterías intercambiables para la cámara u otros dispositivos, es mejor guardarlas a temperaturas entre cero y cinco grados. Según Blasius Kawalkowski, en estas condiciones, las baterías pierden la menor cantidad de energía.

Sin embargo, la nevera, a veces recomendada como opción de almacenamiento, encierra el peligro de que la humedad desencadene un proceso de oxidación y dañe las baterías, advierte Kawalkowski: “Por lo tanto, el mejor lugar para almacenar las baterías durante un periodo de tiempo prolongado es un sótano fresco y seco”.

Por Claudius Lüder (dpa)