Arranca el cambio: Los coches de 2020

Este Ferrari Roma costará alrededor de 200.000 dólares. Foto: Ferrari/dpa-tmn

(dpa) – El próximo año se va a dar un gran quiebre en la industria automotriz, sobre todo en Europa, donde empiezan a regir restricciones para las emisiones de dioxido de carbono (CO2). La Unión Europea apuesta fuerte por el cambio, impulsada sobre todo por la preocupación por el medio ambiente, y eso empuja fuerte la producción de coches eléctricos.

Por supuesto, los modelos eléctricos aún no tienen las mismas capacidades y potencias que los modelos a gasolina, y no todos los usuarios están dispuestos a renunciar en 2020 las comodidades a las que están habituados. Eso lleva a que coexistan durante cierto tiempo los dos paradigmas. Sin embargo, tras años de promesas, los fabricantes se ponen en marcha y lanzarán nuevos modelos eléctricos al mercado.

ID.3, el Golf “de la generación eléctrica”

Volkswagen decidió dar el gran salto hacia el mundo eléctrico y lanzará en 2020 sus primeros modelos de la nueva era en base, fabricados en base a la plataforma MEB. MEB se refiere a un sistema utilizado por la automotriz alemana para desarrollar su tecnología eléctrica. El primer modelo será el ID.3, que es descrito por la propia Volkswagen como el “Golf de la generación eléctrica”. Le seguirán modelos similares de Seat y Skoda, por lo general con un perfil SUV, y el Q4 e-tron de Audi.

En la misma clase saldrán los primogénitos eléctricos de Japón: el Honda E y el Mazda MX-30. Y por debajo de la clase compacta llegarán los motores eléctricos de la mano de PSA con el Opel Corsa, el Peugeot 208 y el DS3. BMW le sumará una batería al Mini y el Smart sólo se producirá como modelo eléctrico en el mediano plazo. Su compañero de ruta, el Renault Twingo, parece que también se pasará a la electricidad.

Polestar, Mustang y Mercedes apuestan por la potencia

La filial de Volvo elige salir al mercado con su Polestar 2, una limusina eléctrica potente. Ford pone en vidriera el Mustang MAch E, un SUV que intenta responder a la creciente presencia de Tesla en el mercado. Lexus le da los últimos lustres a su primer modelo eléctrico, el UX 300e, y Volkswagen agranda su familia ID con un SUV previsto para fines de 2020, el ID.4 X.

Opel no se queda atrás: presentará el Mokka como modelo puramente eléctrico, y Mercedes fabrica el EQ A como modelo SUV compacto y el EQ V, que se encontrará en la estación de carga con el T6 de Volkswagen, la van eléctrica de la alemana.

Los compactos tradicionales, hechos a nuevo

A pesar del propósito de pasarse al carril eléctrico, los fabricantes no descuidarán su producción tradicional. La mayor actividad se verá en la clase compacta. Volkswagen lanzará la octava generación de Golf al mercado, que se verá acompañada del A3 de Audi, el Seat Leon y el Skoda Octavia en la misma categoría. Para los gustos algo más sofisticados estará la segunda serie de BMW en versión gran cupé.

La escala de coches pequeños estará representada sobre todo por automotrices asiáticas. Las marcas europeas les abren paso en el sector a Toyota y su nuevo Yaris, a Hyundai con su i10 y a Honda con su Jazz. La única novedad en el segmento en Europa será el Dacia Sandero, según los datos dados a conocer hasta el momento.

Los SUV, pura novedad

En cambio los SUV no paran de tener novedades. Ford amplía su programa con el Explorer, un híbrido, y le sumará el Puma, otro SUV algo más modesto de tamaño.

En Japón se verá la segunda generación del Nissan Juke, la próxima edición del Mitsubishi outlander, el Toyota RAV4 híbrido, el próximo Mazda CX-5 y el Nissan Qashqai. A comienzos de 2020 también saldrá a andar el T-Roc de Volkswagen, que podrá adquirirse como descapotable.

Fuera de los SUV habrá pocos cambios, sobre todo en las clases más lujosas. Mercedes fabricará una nueva clase S, y algo por debajo estarán la serie 4 de BMW, el DS8 de Francia, el Shooting Brake de Arteon y el próximo Jaguar XF de Reino Unido.

Los que prefieran modelos deportivos harán bien en ahorrar hasta que salgan los sucesores del BMW M3 y M4, el nuevo Chevrolet Corvette, el Ferrari Roma o, ya que están, el Speedtail de McLaren, que tendrá un precio de unos 2,1 millones de euros y alcanzará una velocidad de 403 km/h. Un salto importante con respecto a las demás novedades de 2020.

Por Thomas Geiger (dpa)