Airbag, Cintrón y ABS, medidas de seguridad en las motos.

Airbag-Weste und ABS am Bike - Trends bei der MotorradsicherheitBONN (dpa) – “Los motociclistas no matan, mueren”. Esta máxima se explica en el hecho de que el riesgo de morir en un accidente es cuatro veces mayor que para los automovilistas.

En una moto no hay un chasis protector ni cinturón de seguridad, pero la obligación de introducir el ABS y accesorios como el chaleco -airbag van a mejorar la situación.

Hasta ahora, la ropa es la que da mayor protección en caso de caídas y accidentes. “El cuero sigue siendo el material favorito porque no hay nada mejor para la resistencia a la abrasión”, dice Jürgen Bente, del consejo de seguridad vial alemán. También son importantes las botas firmes que protegen los tobillos, los guantes y un casco moderno.

El grosor del material no lo es todo. “Cuanto más gruesa es la ropa, más rígido e inseguro se siente el piloto”, afirma Achim Kuschefski, director del Instituto de Seguridad a Dos Ruedas. Además, en caso de un golpe fuerte, un traje protector rígido ayuda poco. “Quien se estrella de forma frontal con un obstáculo fijo a 50 km/h tiene pocas posibilidades de sobrevivir”, afirma. Los motociclistas no deberían creer que los protectores en los trajes impiden completamente las fracturas de huesos y las lesiones internas.

Una protección extra la suministran los chalecos-airbag que se sitúan por encima de la chaqueta del piloto. En caso de caída, se inflan de inmediato dos bolsas de aire con un volumen cada una de nueve litros que ayudan a proteger el tórax, las clavículas, la espalda y el cuello. A través de ondas de radio, los airbags se activan en caso de que el piloto se mueva del asiento muy rápidamente, lo que ocurre en un accidente.

Los tests conducidos por el club ADAC de ese modelo de la marca Dainese han sido convincentes, aunque el sistema de unos 1.200 euros (1.568 dólares) resulta caro. Más barato es el que propone Helite, cuyo modelo Airnest Jacket cuesta 549 euros. No funciona a través de la radio, sino que se activa mediante una cinta unida a la motocicleta.

Los chalecos, sin embargo, funcionan a velocidades bajas, no son prácticos más allá de los 70 km/h.

Honda es el único fabricante que ofrece una moto con airbag: el modelo Gold Wing, que cuesta al menos 28.955 euros, tiene un sistema opcional integrado de airbag delante del piloto. La bolsa de aire se activa por sensores cuando detectan un frenado fuerte o abrupto y mitiga la colisión. El sistema, sin embargo, sólo ayuda en caso de choque frontal, no en caso de una caída en una curva por ejemplo.

Según Kuschefski, en el futuro habrá más motos con airbags: “Cuando los sistemas sean pequeños y compactos se podrán integrar mejor. De momento son demasiado grandes”.

Los expertos recomiendan comprar motocicletas con sistemas de antibloqueo que permiten que la moto siga su curso y que pueda cambiarse su dirección, lo que evita caídas en caso de frenazos bruscos. El ABS ya está de serie o por un precio extra en la mayoría de los modelos.

A partir de 2016 será obligatorio en Europa que todos los modelos de más de 125 centímetros cúbicos (cc) estén equipados con el ABS, y a partir de 2017, en todos los modelos sin importar la cilindrada. En la clase de 125 cc, los fabricantes tienen la opción de elegir entre ABS o frenos combi, con los que la fuerza de frenado se distribuye entre las dos ruedas.

El sistema de emergencia y localización RiderEcall del fabricante de cascos Schuberth asegura al menos que en caso de caída llegue la ayuda. Si el sistema registra un posible accidente, se comunica la posición del piloto y se crea una comunicación. Si el piloto pide ayuda o no contesta, se activa el servicio de socorro.

El sistema es compatible con muchos cascos, no sólo con los de Schuberth. Un abono al servicio de emergencia de 24 meses cuesta 499 euros.

“Lo mejor es evitar el accidente desde el principio”, afirma Kuschefski, que recomienda trabajar en las habilidades al volante a través de cursos que ayudan a reconocer peligros y a reaccionar de forma más intuitiva, rápida y segura.