7 consejos para hacer una buena presentación en clase o en el trabajo

A lo largo de la vida estudiantil pero sobre todo en el ámbito laboral, no son pocas las ocasiones en las que todos nos veremos obligados a realizar una presentación ante compañeros, profesores o jefes. Es un momento que para unos resulta pan comido pero que para otros supone un reto que superar, y es que son muchos los aspectos a tener en cuenta para que todo salga a la perfección.

Lograr una presentación de calidad, interesante y convincente debe ser el objetivo prioritario pero para ello se hace necesario analizar cada elemento de la misma para no cometer errores que puedan suponer un problema. Aunque siempre dependerá del tipo de presentación que se haga y de la importancia que tenga en tu carrera profesional, resulta de gran utilidad poner en práctica los consejos que se exponen a continuación:

Capacidad de sintetizar

Uno de los mayores errores que se suelen cometer cuando se lleva a cabo una presentación es no saber elegir de forma correcta que información, datos o resultados incluir para la exposición. Esto en ocasiones lleva a querer incluir cientos y cientos de datos diferentes que terminan convirtiendo la presentación en algo tedioso y aburrido provocando una pérdida de interés en los asistentes. Por ello resulta conveniente sintetizar la información incluyendo únicamente lo que de verdad es relevante evitando las frases demasiado largas y extenderse en conceptos y explicaciones que no son necesarias.

Presentación interactiva y atractiva

Una de las claves para lograr presentaciones que sean todo un éxito es sin duda el uso de modelos power point adecuados para cada ocasión. Por fortuna existen en la red plantillas powerpoint gratis orientadas para todo tipo de negocios y temáticas entre las que poder elegir aquella que resulten más apropiadas para la presentación. En cualquier caso tiene que contar con un diseño profesional, incluir imágenes atractivas, gráficos y en general, todo aquello que haga la presentación más interactiva. 

Control del tiempo

La clave para lograr una presentación perfecta es controlar el tiempo que se dedica a la misma. Debe ser lo suficientemente extensa para no dejar en el tintero información relevante y de interés, pero lo suficientemente breve para no aburrir a los asistentes y robarles de su agenda más tiempo del necesario. Es un equilibrio difícil de encontrar y depende de cada situación, pero normalmente las exposiciones que duran entre 10 y 15 minutos son las más efectivas.

Evitar los nervios

Aunque para algunas personas es algo difícil de conseguir, controlar los nervios a la hora de realizar una exposición es fundamental para lograr transmitir con certeza y seguridad el trabajo realizado. Una persona que muestra seguridad y contundencia verbal logra convencer a los demás sobre el trabajo que ha realizado y sobre el interés que tiene para la empresa. Además, se evita dar una imagen poco profesional más propia de alguien con poca experiencia laboral.

Seguir un hilo argumental

Una de las cosas que hay que tener en cuenta es que la exposición debe tener un objetivo: transmitir de forma correcta una información. Para ello es conveniente seguir una estructura clara con introducción, desarrollo y conclusión para evitar causar confusión entre los asistentes a la presentación. Esto ayuda a las personas a captar de mejor forma las ideas y les permite sacar sus propias conclusiones al finalizar.

Controlar la expresión corporal

Es muy importante aplicar algunos trucos de expresión corporal a la hora de transmitir y de hablar durante la presentación. Mirar a los ojos a los asistentes sin quedarse demasiado tiempo sobre la misma persona, no mover la pierna u otras partes del cuerpo de forma impulsiva y usar las manos para apoyar los argumentos pueden ser algunos de los consejos más útiles.

Ensayar la presentación con anterioridad

Ensayar la presentación al menos una vez antes de llevarla a cabo resulta muy interesante. En primer lugar porque permite medir el tiempo que se dedicará a la misma pudiendo realizar modificaciones en función del resultado; y en segundo lugar, porque ayuda a detectar errores que de otra forma pasarían desapercibidos.

Estos son algunos de los consejos más útiles para realizar presentaciones que sean todo un éxito. Aunque siempre dependerá del contexto en el que tengan lugar, con estos trucos la presentación será mucho más profesional, interesante y útil para las personas que tengan que asistir a la misma.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies