6 lugares esenciales que ver en India

Planificar una ruta de viaje a India resulta difícil, ya que este inmenso país asiático presenta innumerables experiencias llenas de contrastes y mágicos paisajes.

Lo habitual para un primer viaje a India suele ser centrarse en el norte del país, donde se encuentran muchos de sus lugares imprescindibles. Pero si se dispone de suficiente tiempo es muy recomendable realizar una visita al sur de la India.

Seleccionamos 6 de los muchos sitios que ver en India, para poder disfrutar de sus principales monumentos y de su ambiente inconfundible: 

Delhi, la capital

La capital suele ser el primer destino en cualquier ruta por la India. Una ciudad con más de 20 millones de habitantes que impacta al turista desde el primer instante. Es también un paraíso para todos aquellos que se deleiten comprando entre el gentío en sus tradicionales mercados como el Chandni Chowk, donde comprar desde ropa y tapices hasta libros o joyas, o el Khari Baoli para comprar especias.

Paseando entre las callejuelas de Delhi se llega a lugares emblemáticos que no pueden faltar la lista de cosas qué ver en India. Empezando por uno de obligada visita como es la Puerta de la India, edificado en  honor a los soldados hindúes fallecidos en la Primera Guerra Mundial. O el Fuerte Rojo, llamado así por su característico color, que data del siglo XVII y es Patrimonio de la Humanidad. También se puede visitar en Delhi la tumba de un personaje conocido en todo el mundo: Mahatma Ghandi.

Agra, no solo el Taj Mahal

Sí, Agra alberga una de las 7 maravillas del mundo: el Taj Mahal. El famoso monumento nace de de una historia de amor, cuando el príncipe Sha Jahan erigió el lugar para albergar los restos de su amada esposa.

Pero más allá de poder contemplar este emblema de la India, Agra también ofrece visitas esenciales como el Fuerte de Agra, el mayor del país y Patrimonio Mundial de la Humanidad, o el Orfanato Teresa de Calcuta. 

Jaipur, la Ciudad Rosa

El centro de la llamada Ciudad Rosa de la India presenta un festival de colores rosas en su arquitectura. En Jaipur es posible pasear entre elefantes con mantras tatuados, hasta empaparse de la vida diaria de la población local en sus vivos mercados. 

Como monumentos destacados la Ciudad Rosa ofrece el Palacio de los Vientos, la posta más conocida de Jaipur. Este edificio tiene 900 ventanas que se construyeron para que las damas del palacio pudieran observar lo que sucedía en las calles de la ciudad.

Otra de las cosas que ver en India cuando estés en Jaipur es el Fuerte Amber, con su colección de espejos entre mármol blanco. 

El Rajastán

Precisamente la ciudad de Jaipur es la capital del Rajastán, el estado más grande y uno de los imprescindibles que ver en India. Este popular estado alberga maravillas como:

  • Jodphur, que presenta edificios teñidos de azul, señalando dónde residían los brahmanes – la casta superior hindú.
  • El Desierto del Thar, con una extensión de 200.000 km y que se puede visitar en camello con una excursión. Ideal para disfrutar de la inmensidad de las dunas por el día y de las estrellas por la noche.
  • La Ciudad Dorada del Rajastán (Jaisalmer), cautiva con la riqueza arquitectónica presente en el Fuerte de Jaisalmer y en sus templos jainistas.

Benarés

La ciudad Sagrada de Benarés, a orillas del mítico río Ganges, permite contemplar el misticismo más auténtico de la India. Con rituales de fuego, ghats y ceremonias religiosas que se celebran como rituales purificadores y ofrendas desde que se atisban los primeros rayos de sol. Una experiencia que no deja indiferente a ningún viajero.

Kerala y sus backwaters

Como guinda a este artículo sobre qué ver en India, en el estado sureño de Kerala se pueden visitar los backwaters. Una red de lagos y lagunas rodeados de aldeas y bellos paisajes naturales. Se pueden recorrer desde la ciudad de Alleppey en una embarcación tradicional.

Sin duda, hay demasiadas cosas que hacer en este destino de Asia, pero esto no es malo. Sea cuál sea la duración de tus viajes a India podrás llevarte un enorme recuerdo de un pedacito hindú. Y si es tu primer viaje y te quedas con ganas de más, siempre podrás repetir para conocer más sobre sus inmensos tesoros.