Connect with us

Destacadas

Cómo incorporar los asistentes de voz en el coche

Published

on

Tecnología Automóvil

Foto: Zacharie Scheurer/dpa

(dpa) – Unas pocas palabras son suficientes para subir el volumen de la música, saltar a la siguiente canción o poner en marcha el sistema de navegación. El control de voz asiste a la persona al volante y contribuye a una conducción más segura.

Los iPhones de Apple integran, por ejemplo, el asistente de voz Siri, mientras que los Android tienen el Asistente de Google. Este último es parte, en algunos vehículos, de Android Auto. Y a través del adaptador Bluetooth Echo Auto, de unos 60 euros (aproximadamente 71 dólares estadounidenses), Amazon conecta su Alexa al vehículo y utiliza los teléfonos inteligentes para conectarse a la red.

Es importante que todos los asistentes dispongan de una conexión activa a Internet. Siri y Echo Auto deben estar siempre en línea, mientras que el Asistente de Google funciona también cuando la señal es débil o desaparece.

Pero, ¿qué se hace con los asistentes de voz en el coche? «Son adecuados como sistemas de asistencia, ya que distraen menos al conductor que la operación manual, y también son más cómodos», explica Nathalie Teer, de Bitkom, asociación alemana de la industria informática, y añade que las funciones pueden ser controladas por voz sin mirar la pantalla ni tocar los botones.

¿Y qué es lo que se necesita? «Todo lo que se necesita es un teléfono móvil en el coche, preferiblemente conectado a los altavoces a través de Bluetooth o cable», explica Teer. La experta señala que otros factores decisivos son un buen soporte para el móvil, que no debe montarse demasiado lejos del conductor para evitar interferencias, y el ajuste correcto para recibir órdenes de voz.

Los vehículos más nuevos suelen ofrecer una mayor integración de los móviles en el coche a través de Apple Carplay o Android Auto. Esta permite que las aplicaciones del móvil también pueden ser vistas y controladas en la pantalla del vehículo, lo que facilita aún más su funcionamiento.

«Los asistentes son útiles y recomendables para todos los conductores», asevera Nathalie Teer, quien está convencida de que su uso en el automóvil puede implementarse rápidamente y es además económico.

Si los comandos de voz no son reconocidos inmediatamente, por ejemplo, debido a los ruidos de la conducción, a menudo ayuda un segundo intento, pero a veces la única solución es aparcar el coche.

Teer advierte que sería contraproducente dejar de prestar atención a la carretera para manejar los asistentes, ya que, después de todo, el objetivo de estos es ayudar al conductor a concentrarse mejor en el tráfico.

Michael Zeitler, propietario de una tienda especializada en electrónica de coches en la ciudad alemana de Colonia, aconseja que, antes de adquirir un sistema, se prueben varios y se tengan en cuenta asimismo el móvil y el sistema operativo que se utilizan. «Lo ideal es que el control por voz pueda ser activado con un botón», señala Zeitler, que opina que de esa forma se pueden evitar comandos accidentales.

En principio, el teléfono inteligente debería estar emparejado con la radio del coche para que el conductor pueda comunicarse con el dispositivo, por ejemplo, a través del sistema de manos libres. Alternativa: «Con unos auriculares de alta calidad, los conductores también pueden manejar el asistente de voz», explica Zeitler.

Ya se trate de música, citas en el calendario, llamadas telefónicas, navegación o una función de nota: los asistentes de voz en el coche son cada vez más populares.

En un estudio realizado en 2019 por la consultora multinacional Capgemini, casi la mitad (un 49 por ciento) de los encuestados indicó que ya utilizaba un asistente de voz en su coche, de los cuales unas tres cuartas partes (un 77 por ciento) precisaron que lo utilizaban para poner música.

Para Markus Winkler, experto en tecnología de automóviles de Capgemini, el factor decisivo en los asistentes de voz es la armonía con la que el sistema se integra en el vehículo y su ecosistema digital. «A la hora de comprar un coche, los asistentes de voz juegan un papel subordinado; su utilidad se hace evidente en el funcionamiento diario», explica.

Según Winkler, los que utilizan estos asistentes son a menudo los conductores que ya hacen uso del control por voz en sus casas. «Dependiendo del fabricante, la integración de los asistentes de voz está todavía en sus inicios».

Winkler expone que algunos solo ofrecen una conexión a través de un teléfono inteligente, mientras que otros ya prometen sistemas perfectamente integrados que pueden utilizarse para operar otras funciones del vehículo.

«En el futuro, los asistentes de voz serán más inteligentes y capaces de realizar más tareas», afirma Winkler. «Para ello, los sistemas deben estar integrados con el vehículo». La alineación también es importante, ya que mucha gente espera el mismo control por voz en el coche que en su teléfono móvil.

La marca eléctrica de Volvo, Polestar, por ejemplo, apuesta por el estándar Android, que permite operar muchas funciones con la voz. El grupo automovilístico Fiat-Chrysler, con sus marcas Fiat, Ferrari, Jeep, Chrysler y Dodge, también trabaja con Android Auto.

Amazon Alexa está integrado en los nuevos vehículos de la alemana BMW, así como en los coches de Seat. Los vehículos de Mercedes-Benz pueden realizar algunas tareas con la ayuda de su propio sistema multimedia. Mbux, que reacciona al comando «Hey Mercedes», está disponible como parte del equipamiento opcional y cuesta más de 1.000 euros (aproximadamente 1.200 dólares estadounidenses) adicionales en la Clase A.

Por Fabian Hoberg (dpa)

 

Advertisement

LO MÁS VISTO