‘Las recetas de mi abuela’ en ‘Comando actualidad’

Ni la cocina más moderna ha podido con ellos. ‘Comando actualidad’ descubre los secretos de la cocina tradicional, platos contundentes casi desaparecidos muy saboreados en sus lugares de origen pero poco conocidos fuera de ellos. Guisos de sabores inauditos que resisten gracias a recetas ocultas. ‘Las recetas de mi abuela’, este miércoles en ‘Comando actualidad’.

Carico montañés. No falta ni sobra un hueco en el puesto callejero que Regina monta por los pueblos de Cantabria desde que tenía 15 años. Compra y vende pepitas de oro rojo: carico montañés, una alubia difícil de encontrar que la audacia de cuatro agricultores ha conseguido que no se pierda. Cosechan 4.000 kilos al año. Quienes prueban este manjar dicen sabe a naturaleza, a tierra y a infancia.

De su oferta y su demanda sabe Enrique. Es dueño de una casa de comidas a la vieja usanza en la que cuatro generaciones de guisanderas echan al puchero pimiento verde, pimiento rojo, aceite, cebolla y dos dientes de ajo. Y ponen al calor de la lumbre, la olla con la receta que guardan escrita con letra de abuela de hace un siglo.

El atascaburras. Cuando llega el invierno Lola tira de la receta con la que su marido animaba al estómago las tardes de hielo. Patata bien machada y bacalao desmigado, todo revuelto. El atascaburras guarda en su nombre la historia de un plato que nació en el campo, cuando apretaba el hambre y el viento. Y Lola atesora en su cabeza la enciclopedia gastronómica manchega. En su pueblo albaceteño de El Bonillo es famosa por sus guisos y por recuperar para las alacenas de ahora la comida de la gente del campo.

El patorrillo. Dice Marilí que mejor no saber lo que es, pero que quien lo prueba repite. El patorrillo es un manjar que se come en las cuevas de Arnedo y que tiene como ingrediente principal las patitas del cordero criado en La Rioja.

Alberto y su hermana lo elaboran con la receta que les dio su abuela abrigados bajo tierra, en la oscuridad de la roca. Limpiar las gordillas una a una es un proceso muy laboriosos que puede alargarse horas. Es bocado de sabor inaudito, capaz de levantar con su energía a un muerto.

Sopa de hígado. Es la sopa que sirve Javier en su restaurante casi flotante en las aguas del Río Cares. Cebolla, hígado de ternera, pan, mantequilla y fuego lento. Su padre se empeñó en pedir un crédito para levantar un caserón en ruinas en este punto de Picos de Europa al que hoy acuden los viajeros de todo el mundo buscando uno de los caldos asturianos más contundentes y menos conocidos fuera de Asturias.

¡Caracoles! Picante y sal corren por las ventas de Amadeo. Lleva 88 años entre los fogones de una de las tabernas más antiguas de Madrid. Guarda el secreto de la salsa de sus caracoles a la madrileña bajo diez llaves. En un mes, sus perolas cuecen una tonelada de este molusco.

Él y su hija han conseguido mantener intacta la receta de un guiso barato y de posguerra que se ha convertido en manjar en los pocos bares de la capital que aún lo cocinan.

CONTENIDOS RECOMENDADOS

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies